We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Los ingenieros de Konrad Adenauer

2 0 0
14.05.2020

Cuentan la siguiente anécdota, posiblemente apócrifa, sobre el viejo Konrad Adenauer a las pocas semanas de asumir las riendas del gobierno alemán del oeste en plena posguerra. Sus ministros le presentaron un informe devastador sobre la situación de la industria e infraestructura en Alemania, que habían quedado reducidas a escombros como consecuencia de la guerra. Adenauer, con la calma que le era característica, les respondió: "Es cierto, no tenemos fábricas, pero nos quedan los ingenieros que sabrán reconstruirlas".

El capital humano es la mayor riqueza de un país. Una población educada es el mayor de los activos. El capital humano permite crear ideas innovadoras, aplicar conocimientos avanzados, elevar la productividad del país, construir el capital físico y obtener de este el máximo rendimiento. El capital humano es lo que distingue a las sociedades desarrolladas de las que lo son menos. El capital humano se transmite y aumenta de generación en generación, a través del sistema educativo y de la formación en el empleo.

Si queremos realizar un 'milagro' como el de la Alemania de los 40, necesitamos capital humano

Pero, como en toda formación de capital, la acumulación de capital humano requiere una inversión. Y, como en toda inversión, el incentivo a hacerla depende de la rentabilidad esperada, es decir, de cuánto se espera obtener, a qué riesgo y cuántos impuestos habrá que pagar si se obtienen ganancias. Cuanto mayores sean las retribuciones, menores los riesgos y más bajos los impuestos, mayor será el incentivo a invertir. La OCDE ha........

© elEconomista


Get it on Google Play