We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El tiempo termina poniendo las cosas en su sitio

1 0 0
17.10.2019

Desde la Gran Recesión vivimos una época de tipos de interés anormalmente bajos.

Los bancos centrales ya no pueden reducir los tipos para estimular la economía, por lo que han inventado toda suerte instrumentos monetarios, incluso tipos de interés negativos, para cumplir la función que antes realizaban a través de las rebajas de tipos de interés. La deuda pública, incluso la de muy largo plazo, presenta rendimientos extraordinariamente inferiores a las medias históricas que, incluso, han llegado a ser negativos en algunos países, y ya no digamos la deuda a más corto plazo qué ofrece remuneraciones negativas desde hace algún tiempo.

Esta situación qué tipos de interés bajos o negativos durante toda una década está impulsando todo un movimiento político que propicia la expansión del gasto público financiado con deuda, o, al menos, considera irrelevante la preocupación por la sostenibilidad de las cuentas públicas. El argumento es que los bajos tipos de interés han llegado para quedarse y, por lo tanto, el coste de endeudamiento ha disminuido de forma estructural. Dicho en otros términos, si el coste de la deuda es cero o incluso negativo, ¿por qué no expandir el gasto público de forma ilimitada y financiarlo con deuda? El peligro de hacer esto es que en algún momento suban los tipos de interés, y nos pille con volúmenes de deuda muy elevados. Pero, tras una década de tipos de interés muy bajos, los defensores de esta postura consideran que lo que realmente está ocurriendo es que esta situación es permanente, y por lo tanto, que no hay riesgo de que se produzca una crisis de deuda por elevación de tipos.

El tipo de interés no es el precio del dinero, como en muchas ocasiones dicen los medios de comunicación. El precio del dinero es la inflación, que es el coste de oportunidad de la tenencia de activos líquidos en nuestra cartera. Es decir, si tenemos dinero en efectivo, está va perdiendo valor por la inflación, cuando podríamos haber invertido esa liquidez en otros activos con mayor rentabilidad.

El tipo de interés es el precio del tiempo. Esto es,........

© elEconomista