We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Acostumbrados a lo anormal

3 69 29
11.04.2022

Más allá de las lecturas de rédito político para el presidente, la consulta de revocación ha sido, a final de cuentas, una derrota para la democracia mexicana. Lo es por el abuso del oficialismo de una valiosa herramienta de participación, convertida por ahora en vehículo para una innecesaria ratificación de mandato y una absurda celebración de la figura presidencial. Es también una derrota por la decisión presidencial —y solo pudo haber venido del propio López Obrador— de utilizar el proceso revocatorio para atacar de manera frontal al INE y a sus consejeros. A falta de adversario, el presidente decidió pelearse con el réferi, al que siempre ha querido retirar del cuadrilátero. Desvirtuar conscientemente un proceso democrático es un acto de corrupción, mucho más si se hace para concentrar mayor poder y eliminar la confianza en las instituciones independientes del país.

Pero la consulta revocatoria debería........

© El Universal


Get it on Google Play