We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Relatos y mentiras

1 1 0
21.10.2019

Seguir los asuntos políticos se está convirtiendo en algo parecido a un paseo por un campo sembrado de minas. No es que, si pisas una, vayas a saltar en pedazos, aunque no lo descarto del todo. Pero cuando uno se aventura en el terreno de los medios de comunicación con la pretensión de informarse antes de emitir una opinión, conviene utilizar los servicios de un sherpa experimentado para no perderse entre laberintos y espejismos, tal es la tupida maraña de falsedades que se dan por hechos ciertos y comprobados. Empezando por eso que he llamado alegremente los «medios de comunicación». Lo que antes eran prensa, radio y televisión, con propietarios e intereses bien conocidos, es ahora una infinitud de publicaciones digitales y redes sociales, muchos de ellos de origen tan fantasmal como los intereses a los que sirven.

Yo creo que todo empezó cuando los políticos, los gobernantes y los que aspiraban a gobernar se dieron cuenta de que sus desvelos no eran recompensados con el agradecimiento incondicional de los votantes. Como pertenecían al pasado analógico, dieron con una tosca explicación para ese fenómeno. No nos hemos explicado bien, decían a coro, aunque la gente pensaba que maldita la falta que hacía que se explicaran mejor, si sus hechos hablaban por ellos. Como dice el sabio refrán, obras son amores y no........

© El Periódico de Aragón