We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

No desandar el camino

4 17 0
14.10.2019

Así se lo decían a su progenitora y ambos acataban, pero sufrían. No obstante, lo de la escuela no fue lo peor. A cuatro días de cumplir los dieciséis años, se fue con su madre y su madrina a comerse las uvas a la madrileña Puerta del Sol. Sin embargo, no le dio tiempo porque antes de las campanadas, un policía se lo llevó a la Dirección General de Seguridad. De nuevo, por “maricón”.

“Era un niño”, me cuenta, como si hiciera falta que me explicara algo tan obvio. ¡Claro que era un niño! Sin embargo, cuando salió, un lustro más tarde, ya no y no tanto por la edad como porque en el tiempo que pasó dentro, padeció lo indecible. “No me mandaron al reformatorio sino a la cárcel de........

© El Pais