We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Moro puede acabar atrapado en la telaraña que él mismo tejió

1 0 0
25.07.2019

Aún no ha acabado la historia del mítico juez Sérgio Moro que, con la operación Lava Jato, creó un terremoto dentro y fuera de Brasil llevando a la cárcel a expresidentes como al popular Lula da Silva, y a empresarios millonarios como Marcelo Odebrecht. De repente, el juez dio el salto a la política aceptando el Ministerio de Justicia, en el Gobierno de extrema derecha de Jair Bolsonaro.

Las nuevas conversaciones, publicadas el domingo pasado por The Intercept, dejan ver que hasta el fiel escudero de Moro, el fiscal general de Lava Jato, Deltan Dallagnol, y otros compañeros suyos aún no entienden por qué Moro dejó su puesto que lo había hecho célebre en el mundo, para irse como ministro de Justicia. Más aún, tratándose Bolsonaro de alguien tan controvertido por sus declaraciones a favor de la tortura y la dictadura, que tan poco soporta a los diferentes y que considera que los derechos humanos sirven para favorecer a los bandidos. Para él, lo importante son los “humanos derechos”. Y niega que haya hambre en Brasil.

Dallagnol hace intuir que Moro podría haberse dejado subyugar por Jair Bolsonaro ante la posibilidad de conseguir un lugar en el Supremo Tribunal Federal. Hay quien va más allá y asegura que Moro, a pesar de todas las críticas, sigue siendo el ministro más popular y tiene los ojos puestos en la Presidencia de la República.

En su momento, el ministro de Justicia explicó a los suyos, para tranquilizarles, que su intención al aceptar tal Ministerio era poder modernizar y reestructurar la legislación jurídica a la luz de las democracias más sólidas como la de Estados Unidos, Alemania, Francia o Inglaterra.

Sin embargo, tras seis meses en el Gobierno, Moro empieza a verse atrapado en la telaraña que él mismo ha ido tejiendo. El miedo de sus amigos, empezando por Deltan Dallagnol,........

© El Pais