We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La estéril y morbosa impaciencia del clan Bolsonaro

5 14 0
17.09.2019

A veces, el presidente Bolsonaro y sus vástagos me recuerdan un síndrome que un psiquiatra había descubierto en un niño. El pequeño no soportaba esperar a que una de rosa abriese naturalmente sus pétalos para mostrar toda su belleza. De rabia, lo destruía con sus manos antes de darle tiempo a abrirse. Imagino que un día el niño se curaría de aquella locura, pues de lo contrario acabaría destruyéndose a sí mismo como despedazó la rosa a la que no le dio el tiempo de nacer.

Si algo distinguirá un día al lulismo y al dilmismo del recién nacido bolsonarismo, es que este ha nacido contra la naturaleza, sin respetar el tiempo de gestación. El bolsonarismo, además, lo constituye no solo un líder, sino que sobre él recae la fuerza o la debilidad de todo un clan familiar.

Hoy Brasil y su forma de gobierno se parecen más a una dinastía imperial o a una familia real que a una democracia representativa. No existe solo un presidente que organiza y cuida de la nación, sino un grupo familiar aguerrido, en cuyas manos se mueve, lo quiera o no, aunque sabemos que lo quiere, el ex capitán del Ejército, Jair Bolsonaro.

A veces incluso parece que los que toman las últimas decisiones son sus familiares, sus tres hijos: Carlos, el concejal; Eduardo, el diputado federal, y Flávio, el senador. Y es posible que también, aunque en silencio, su propia esposa, Michelle, aunque es notorio que Bolsonaro no cree excesivamente en la inteligencia y competencia de las mujeres. El mandatario ha defendido que deben ganar menos que los hombres.

Estamos, por ello, ante una forma atípica de gobernar que apenas ha iniciado su recorrido, y ya se revela atropellado, impaciente, intolerante, de dije y no dije y de vuelta atrás de afirmaciones graves. Todo ello es doblemente peligroso porque acaba siendo paralizante. Bolsonaro y la forma de gobierno que intenta imponer su clan, está convencido y como ha verbalizado en público hace poco Carlos, el hijo más arrojado del clan, es que “la transformación que Brasil quiere no sucederá por vías democráticas”. ¿Entonces por cuáles?

La afirmación, la más grave publicada hasta ahora desde los tiempos de la dictadura militar, ha sido largamente examinada, juzgada y condenada por las fuerzas democráticas del país. Sin embargo, es necesario insistir en ello porque........

© El Pais