We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Unas fiestas, las fiestas

11 1 0
29.09.2019

ES UN PUEBLO de la sierra de Madrid. No puedo decir que uno de tantos porque para mí es único. Mis dos abuelos, los dos Manueles, coincidieron en elegirlo. Uno alquiló una casa en uno de los límites del casco urbano. El otro construyó la suya más lejos, pero los dos pasaban allí el verano. Así se conocieron mi padre y mi madre. Allí se hicieron novios y, después de casarse, tuvieron cuatro hijos a quienes llevaron siempre, desde siempre, a Becerril de la Sierra desde finales de julio hasta primeros de septiembre. Excepto en agosto, mi padre iba a trabajar a Madrid todos los días y volvía por la tarde, asfixiado de calor. Mientras tanto, nosotros disfrutábamos de un verano larguísimo de mañanas soleadas y noches frescas, días inagotables en los que el pueblo, el río, los prados que se extendían a la sombra de la Maliciosa conformaban mi versión personal del paraíso.

El Ayuntamiento celebraba unas fiestas postizas, para contentar a los veraneantes, por San Roque, a mediados de agosto. Pero las fiestas buenas, las........

© El Pais