La situación mundial en el siglo XXI es ciertamente complicada, marcada por una multitud de conflictos y problemas que abarcan diversas esferas y dimensiones, lo cual es imposible enumerar debido a su diversidad y complejidad.

En medio de esta dificultad, un antagonismo que destaca por su gravedad y potencial impacto a nivel global es el enfrentamiento en Medio Oriente, este trance se ha vuelto cada vez más beligerante y agresivo, traspasando límites humanitarios, y amenazando con consecuencias de gran alcance.

Es importante reconocer que esta situación es tremendamente difícil de comprender por múltiples razones, las regiones involucradas, organizaciones en juego y los motivos subyacentes del conflicto, tan diversos y arraigados en la historia de los pueblos, que fácilmente podemos equivocarnos al analizarlos.

No pretendo ser un erudito en este complejo tema, pero deseo aportar algunas reflexiones, consciente de la posibilidad de cometer errores en su apreciación.

Primero y ante todo, es crucial comprender que el conflicto no es entre Israel y Palestina, como a menudo se presenta de manera simplificada. De hecho, Palestina, a diferencia de Israel, enfrenta divisiones intimas que la sumergen en constantes conflictos internos en su propio territorio. La comunidad internacional reconoce a Cisjordania por ser parte integral de Palestina y registra a Israel como un estado soberano en su territorio; sin embargo, existe otra región, conocida como Gaza, que está habitada, dirigida y controlada por el grupo identificado como Hamás, una agrupación con perfil terrorista e ideología relacionada al Estado Islámico. Por lo tanto, en realidad, el conflicto en curso es entre Israel y el grupo terrorista Hamas, no entre Israel y Palestina.

Es fundamental comprender que tanto Palestina como Israel están buscando activamente la paz en el territorio, lo cual sería beneficioso para todo el entorno geográfico. Sin embargo, la región de Gaza, bajo el control de Hamás, no solo hostiga a Israel, sino que también obstaculiza cualquier avance hacia una paz duradera en la zona.

Este conflicto no se limita a las partes directamente involucradas, pues abarca extensiones de tierras pobladas por ciudadanos que, en su mayoría, no están directamente implicados en el enfrentamiento. Los habitantes de esta región provienen de diversas disciplinas, ocupaciones, creencias y religiones. Además, el Medio Oriente atrae a visitantes de todo el mundo debido a su belleza y riqueza histórica.

En resumen, es importante entender que el conflicto en el Medio Oriente, aparentemente entre Israel y Palestina, es mucho más complejo de lo que a menudo se presenta; en realidad, el enfrentamiento como lo venimos diciendo es con el grupo terrorista Hamás, que controla desde hace algunos años la Franja de Gaza, y no con todo el pueblo palestino. Comprender esta complejidad es esencial para buscar soluciones efectivas y, con suerte, un camino hacia la paz en una región que ha enfrentado luchas inveteradas.

QOSHE - Más allá de Israel y Palestina - Luis E. Gilibert
menu_open
Columnists Actual . Favourites . Archive
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Más allá de Israel y Palestina

5 0
18.10.2023

La situación mundial en el siglo XXI es ciertamente complicada, marcada por una multitud de conflictos y problemas que abarcan diversas esferas y dimensiones, lo cual es imposible enumerar debido a su diversidad y complejidad.

En medio de esta dificultad, un antagonismo que destaca por su gravedad y potencial impacto a nivel global es el enfrentamiento en Medio Oriente, este trance se ha vuelto cada vez más beligerante y agresivo, traspasando límites humanitarios, y amenazando con consecuencias de gran alcance.

Es importante reconocer que esta situación es tremendamente difícil de comprender por múltiples razones, las regiones involucradas, organizaciones en juego y los motivos subyacentes del conflicto, tan diversos y arraigados en la........

© El Nuevo Siglo Bogotá


Get it on Google Play