En estos días, Colombia se ha visto sacudida por un acontecimiento que no podemos dejar pasar por alto, dada su delicadeza y sensibilidad. Nos referimos a la sorprendente irrupción de un grupo indígena en las instalaciones de la Revista Semana. Este incidente, que ha conmocionado a la opinión pública, es un llamado de atención a la necesidad de mantener el orden, el respeto a la propiedad privada y la justicia en nuestra sociedad.

El talante agresivo de este grupo, causando daños en la propiedad, es inaceptable en cualquier sociedad que se precie de ser civilizada, las agresiones físicas y verbales son un claro atentado contra la libertad de prensa y el derecho a la expresión.

Lo más alarmante de este episodio es que las arengas proferidas por los participantes no solo iban dirigidas contra este medio de comunicación, sino que expresaban un descontento generalizado hacia la prensa colombiana. Esto demuestra una falta de comprensión sobre el papel que desempeñan los medios en una democracia, donde su labor es la de informar de manera imparcial.

La tarima utilizada por el grupo y el tono de sus arengas, denotan un alto nivel de agresividad y amenaza, lo cual asustó a los presentes quienes temieron por su integridad personal. Este tipo de comportamiento no tiene cabida en una sociedad que busca la convivencia pacífica y el respeto mutuo. Es importante destacar que la presencia de estos grupos indígenas en la ciudad capital fue auspiciada por el gobierno central como una estrategia de presión para obtener respaldo a sus proyectos y programas en el legislativo. Sin embargo, el control del evento pareció escaparse de las manos de los organizadores, lo que llevó a las consecuencias que son de dominio público.

Independientemente de las circunstancias, es imperativo que se haga justicia y que los responsables, tanto materiales como intelectuales, enfrenten una sanción ejemplarizante. Esto servirá como mensaje claro de que la violencia y la agresión no serán toleradas en nuestra sociedad y que el Estado garantizara la seguridad y el respeto a la ley.

Es urgente que las comunidades indígenas comprendan que sus resguardos, con sistemas de administración y controles ancestrales son valiosos y respetados; sin embargo, deben diferenciar claramente su tradición ante la ley, que están obligados a respetar y observar. Esto incluye el respeto a la propiedad privada, los derechos humanos y demás normas legales que garantizan la convivencia en nuestra sociedad.

Por último, es fundamental que los promotores de estos desplazamientos de comunidades asuman la responsabilidad de las conductas vergonzantes y peligrosas que puedan surgir como resultado de las movilizaciones. La violencia y la agresión no son caminos para el diálogo y el entendimiento, debemos trabajar juntos para construir un país en el que la diversidad sea respetada y la justicia prevalezca.

QOSHE - Entre resguardos y propiedad privada - Luis E. Gilibert
menu_open
Columnists Actual . Favourites . Archive
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Entre resguardos y propiedad privada

5 0
04.10.2023

En estos días, Colombia se ha visto sacudida por un acontecimiento que no podemos dejar pasar por alto, dada su delicadeza y sensibilidad. Nos referimos a la sorprendente irrupción de un grupo indígena en las instalaciones de la Revista Semana. Este incidente, que ha conmocionado a la opinión pública, es un llamado de atención a la necesidad de mantener el orden, el respeto a la propiedad privada y la justicia en nuestra sociedad.

El talante agresivo de este grupo, causando daños en la propiedad, es inaceptable en cualquier sociedad que se precie de ser civilizada, las agresiones físicas y verbales son un claro atentado contra la libertad de prensa y el derecho a la expresión.

Lo más alarmante de........

© El Nuevo Siglo Bogotá


Get it on Google Play