Cuando se pregunta a los buscadores cuál es la historia de la Pontificia Universidad Javeriana, nos refiere que fundada por la Compañía de Jesús en 1623, siendo una Universidad Católica, reconocida por el Estado colombiano, cuyos objetivos son servir a la comunidad humana, en especial a la colombiana, procurando instaurar una sociedad más civilizada, más culta y más justa.

He pasado por muchas universidades no solo como docente sino también como estudiante y desde 1991 hasta 2007 realice diferentes estudios en "la ponti", como la conocen popularmente. Estudios de economía, una especialización, dos maestrías, una licenciatura eclesiástica y el doctorado, son parte de mi impronta como miembro de esa comunidad, de la cual fui profesor del doctorado en derecho canónico hace más de una década.

La Academia Javeriana, fundada de acuerdo con el Breve de Gregorio XV (1621) y la Real Cédula de Felipe IV (1622) fueron el origen religioso y civil de la Institución y, que en su nombre extenso de Universidad lleve el título de "pontificia", es un reconocimiento especial, que el papa Pio XI le confirió a la Javeriana en 1938.

Entre los grandes personajes de la Javeriana están los expresidentes de la República Misael Pastrana Borrero, Indalecio Liévano Aguirre y Ernesto Samper, al igual que uno de los pocos estadistas colombianos como lo fue el inmolado doctor Álvaro Gómez Hurtado.

La exvicepresidenta de la República Marta Lucía Ramírez también se graduó en esas aulas, al igual que infinidad de ministras y ministros de Estado como las hermanas Noemí y Maristela Sanín Posada, Luis Carlos Galán Sarmiento, el científico Rodolfo Llinás, el hacendista Juan Camilo Restrepo Salazar, el penalista Bernardo Gaitán Mahecha, el administrativista Jorge Vélez García y el primer obispo de Arauca, monseñor Jesús Emilio Jaramillo Monsalve, beatificado por el Papa Francisco durante su visita a Colombia de 2017.

La lista de profesionales de todos los ramos destacados en el mundo laboral, político, artístico, empresarial y religioso colombiano es muy extensa y, podríamos hacer omisión de muchos, pero quisiera también resaltar a mi tío abuelo, Antonio Ezequiel Correa Zamudio de la primera promoción de periodistas graduados en la Javeriana y, a mi maestro, el doctor Antonio Cacua Prada, quien en el próximo jueves 30 de noviembre, será exaltado como miembro honorario de la Academia Colombiana de la Lengua.

Los destacados músicos María Mulata, Mike Bahía, Julio Reyes Copelo hacen parte del elenco, así como lideresas del mundo empresarial, innumerable conjunto de mujeres presidentas, vicepresidentas y directoras globales de diferentes compañías nacionales e internacionales, que le dan renombre a la institución, porque ellas brillan más que muchos hombres en el desempeño de sus labores profesionales.

Incluyo igualmente, a los ex constituyentes y académicos de la jurisprudencia Fernando Carrillo Flores y Juan Carlos Esguerra Portocarrero, y a mis compañeros de pupitre en el Colegio de Boyacá de Tunja, el ingeniero y exministro de las Tics Diego Molano Vega y al ex viceministro de justicia y del derecho Gonzalo Suárez Beltrán, junto el nuncio y arzobispo Mauricio Rueda Beltz, con quien cursamos los estudios en la facultad de derecho canónico.

QOSHE - Cuatro siglos de la Javeriana. - Hernán A. Olano
menu_open
Columnists Actual . Favourites . Archive
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Cuatro siglos de la Javeriana.

5 0
30.10.2023

Cuando se pregunta a los buscadores cuál es la historia de la Pontificia Universidad Javeriana, nos refiere que fundada por la Compañía de Jesús en 1623, siendo una Universidad Católica, reconocida por el Estado colombiano, cuyos objetivos son servir a la comunidad humana, en especial a la colombiana, procurando instaurar una sociedad más civilizada, más culta y más justa.

He pasado por muchas universidades no solo como docente sino también como estudiante y desde 1991 hasta 2007 realice diferentes estudios en "la ponti", como la conocen popularmente. Estudios de economía, una especialización, dos maestrías, una licenciatura eclesiástica y el doctorado, son parte de mi impronta como miembro de esa comunidad, de la cual fui profesor del doctorado en derecho canónico hace más de una década.

La Academia........

© El Nuevo Siglo Bogotá


Get it on Google Play