Los significantes vacíos son palabras o términos que, aunque suenan relevantes, en realidad carecen de un contenido concreto o sustantivo. Se utilizan de manera frecuente en diferentes ámbitos como en el ámbito político, publicitario y social cuando entre las personas se conversa sobre familia, comunidad y país.

Mensajes como vamos por el cambio, todos los políticos son corruptos, no vale la pena pagar impuestos, todos los hombres son iguales o conceptos como "progreso", “desarrollo” y "equidad", son tan solo algunos de los ejemplos de generalidades y palabras que suenan bien, pero que pueden resultar vacías cuando se las examina más detenidamente.

Entre el mar de la retórica vacía y los discursos huecos, es crucial que como receptores críticos, los ciudadanos, sepamos discernir entre lo auténtico y lo superficial. En este contexto, los significantes vacíos, emergen como un fenómeno lingüístico que demanda atención y reflexión.

Los significantes vacíos se han convertido en herramientas comunes para incidir en la opinión pública y ganar apoyo para diversas agendas. Estos términos, aparentemente trascendentales, pero en realidad carentes de contenido concreto, son utilizados hábilmente para generar emociones, manipular percepciones y desviar la atención de temas fundamentales. Sin embargo, debemos examinar críticamente esta práctica y resaltar la importancia de la claridad conceptual.

Cuando se usan términos vagos, ambiguos o generales, se crea confusión y se debilita la confianza, elemento esencial para la comunicación clara y constructiva. Así mismo, se dificulta la búsqueda de soluciones efectivas.

Es clave dialogar con mensajes claros y a la vez exigir a los políticos que definan claramente los términos que utilizan y expliquen cómo planean traducir sus ideas en acciones concretas en beneficio del bien común. Los ciudadanos tienen derecho a saber qué están prometiendo sus líderes y a evaluar si están cumpliendo sus compromisos.

Además, debemos promover una mayor educación cívica que fomente el pensamiento crítico y la participación activa en el proceso político. Los ciudadanos deben ser capaces de reconocer los significantes vacíos y cuestionarlos. Solo así podremos construir una sociedad más justa y equitativa en la que se respeten los valores democráticos y se promueva el bien común, se respeten los derechos y la dignidad de todos los ciudadanos.

Entonces, ¿cómo podemos evitar caer en la trampa de los significantes vacíos y garantizar una comunicación clara y sustancial? La clave radica en cultivar una actitud crítica y analítica hacia los mensajes que consumimos y que producimos.

Primero, es fundamental interrogar el significado detrás de las palabras. En lugar de aceptar pasivamente los términos que se nos presentan, podemos preguntarnos qué se entiende realmente por ellos y qué implicaciones concretas tienen en el contexto específico en el que se utilizan.

Segundo, es clave buscar evidencia y sustento detrás de las afirmaciones hechas. Cuando alguien utiliza significantes vacíos para respaldar una argumentación o promover algo, es crucial que busquemos datos concretos, ejemplos específicos o estudios, que respalden esas afirmaciones. No podemos aceptar declaraciones vacías sin un respaldo verificable.

Y, tercero, debemos tener en cuenta el contexto y las intenciones detrás del uso de los significantes vacíos. ¿Para qué se están utilizando las palabras, para informar y educar, o para manipular y persuadir?

Si somos conscientes del contexto y las motivaciones detrás del mensaje o discurso, podemos evaluar con pensamiento crítico su real sentido y relevancia.

QOSHE - La trampa de los significantes vacíos - Elvira Forero
menu_open
Columnists Actual . Favourites . Archive
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La trampa de los significantes vacíos

9 1
01.04.2024

Los significantes vacíos son palabras o términos que, aunque suenan relevantes, en realidad carecen de un contenido concreto o sustantivo. Se utilizan de manera frecuente en diferentes ámbitos como en el ámbito político, publicitario y social cuando entre las personas se conversa sobre familia, comunidad y país.

Mensajes como vamos por el cambio, todos los políticos son corruptos, no vale la pena pagar impuestos, todos los hombres son iguales o conceptos como "progreso", “desarrollo” y "equidad", son tan solo algunos de los ejemplos de generalidades y palabras que suenan bien, pero que pueden resultar vacías cuando se las examina más detenidamente.

Entre el mar de la retórica vacía y los discursos huecos, es crucial que como receptores críticos, los ciudadanos, sepamos discernir entre lo auténtico y lo superficial. En este contexto, los significantes vacíos, emergen como un fenómeno lingüístico........

© El Nuevo Siglo Bogotá


Get it on Google Play