We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El señor José

2 1 0
17.07.2019

En la década de los años cincuenta del siglo XX llegó a Venezuela, en uno de los tantos barcos que zarpaban de Vigo, con rumbo a esta tierra de gracia, el señor José González Espiñeira. Junto a él iban en la nave otros cientos de españoles, que buscaban oportunidades en este país para realizar sus sueños, ya que España aún estaba afectada por los efectos colaterales de la Segunda Guerra Mundial –a pesar de no haber participado directamente– y unos años antes de la guerra civil fratricida que atrasó a la nación ibérica e instauró en el poder por casi cuarenta años al dictador Francisco Franco, conocido como el Caudillo. Sin embargo, cuenta la leyenda, dado que nadie quiere hablar de ello, que su venida a Venezuela fue por seguir el amor de su vida, Ángela, quien llegó a esta nación un tiempo antes.

Una vez en estas tierras, como muchos, buscó alojamiento en casa de un conocido que vivía precisamente en La Charneca, sector de San Agustín del Sur, en Caracas. Este lo ayudó a encontrar trabajo en labores diversas, pero destacándose en la albañilería, pues participó en la construcción de la iglesia de La Preciosísima Sangre, que se encuentra en la urbanización de Santa Eduvigis, en Caracas.

A principios de los años 60 ingresó como obrero en la Ponche Crema, empleo duro y extenuante, pero el señor José estaba acostumbrado al trabajo físico. De hecho, cuando había producción, se levantaba a las 3:00 de la mañana porque el horario de entrada era a las 4:00 de la mañana, para calentar las pailas y, así, preparar la mezcla, que terminaría en la bebida más conocida y consumida en el país. La Ponche Crema era su otra familia, permaneció........

© El Nacional