We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El paladín de Sabaneta

4 3 0
01.08.2019

El pasado 22 de julio de 2019, a las 4:30 de la tarde, hubo a escala nacional un nuevo apagón que dejó a gran parte del país, por muchas horas, sin el servicio eléctrico. El sistema, dependiendo de cada localidad y sus características geográficas, se fue restableciendo paulatinamente. A esto hay que sumarle los efectos colaterales, es decir, fallas en la telefonía celular, suspensión del sistema de transporte Metro de Caracas, opacidad total y absoluta, miedo y desconcierto, zozobra y desinformación.

Ese fantasma de la oscuridad volvió a aparecer. Luego de tres meses se encontraba en un estado aletargado, latente, donde desde el último evento, aparentemente, no se tomaron los correctivos necesarios para mejorar la prestación del servicio energético. Por esto, varios expertos venían anunciando una nueva e inexorable falla, ya que los problemas que originaron los hechos de marzo y abril no se habían solucionado de forma eficiente.

Cuál fue la explicación más viable y supuestamente creíble que ofreció el gobierno central. No es otra que la culpa, no es por la falta de inversión y la contratación de personal, no, experto en el sistema eléctrico. No, no, no. La causa del apagón es culpa del imperio norteamericano y de sus lacayos, que utilizaron un impulso de ondas electromagnéticas para causar el sabotaje del servicio eléctrico, todo con el fin de maltratar al noble pueblo venezolano, ya que la revolución bolivariana es un faro para las naciones del mundo, pues representa la emancipación de un país ante las apetencias expansionistas para apoderarse de nuestros recursos naturales; entiéndase, Estados Unidos, la Unión Europea y la Colonia Tovar.

Es una lástima que muchos crean esa explicación, que dista........

© El Nacional