We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Temas secundarios

1 4 0
27.08.2019

No se requiere ser un erudito para relatar lo que hoy ha sido inevitable. La economía de la innovación, que es la economía real, esa que genera valor, es paradójicamente la misma economía que generará un mayor grado de desigualdad entre las economías desarrolladas y menos desarrolladas. Tampoco se podrá evitar que tal desigualdad se diferencie claramente de las economías emergentes. No cabe duda de que la desigualdad económica entre países crece de forma exponencial, siendo la gran diferencia la creación de valor y la producción de las exportaciones tradicionales.

Si uno tomara como ejemplo tanto el discurso como las acciones políticas de la primera década de este siglo desarrolladas por algunos países con relación al valor del conocimiento y la innovación, y las comparara con la realidad de finales de esta segunda década, uno podría afirmar dos cosas: la primera, que los cambios tecnológicos ocurridos fundamentalmente por la digitalización han transformado muy claramente la economía y los medios de producción; y la segunda, que se ha estructurado un nuevo tipo de demanda social que trasciende los problemas nacionales. El daño ambiental es un claro ejemplo de ello, y no es difícil imaginar que en unas pocas décadas podrían los habitantes del planeta ser tapados por el agua.

Aun cuando las economías desarrolladas han podido adaptarse a la nueva dinámica que impone la nueva economía, uno no podría hablar de un........

© El Nacional