We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Fotos en otra dimensión

2 5 0
13.10.2019

“La repetición es el arma secreta de esta profesión”, me confió en el Carso Bar, allá por el año pum, un petulante y sedicente especialista en mercadeo, cubano de origen, ¡óyeme tú!, vinculado a una empresa jabonera transnacional, cuando me enrolé en calidad de Creative Director en una fábrica de sueños llamada ARS Publicidad. En esa isla de fantasías, ilusiones y quimeras aprendí una regla de oro para no aburrir al auditorio reiterándole las ventajas y beneficios de los bienes y servicios soportes de su información y su entretenimiento: decir siempre lo mismo cambiando el tono y el carácter de los mensajes cada cierto tiempo. En otras palabras, proceder a periódicas renovaciones cosméticas de los reclamos, sin modificar la llamada por algunos “promesa básica” y, por otros, proposición única de ventas o USP –Unique selling proposition–. A tal gaje del oficio debo el empeño en componer variaciones sobre un tema único: la tragedia inherente a la más perniciosa administración de nuestra historia republicana. Temo, en consecuencia, abusar de la tolerancia de los lectores. Ya un feisbuquiano amigo reprochó mi persistente apego a la grave e inamovible situación del país. Está ladillado (sic) de ella y antepondría a la mía otra verdad. ¿Se referiría más bien a una realidad distinta a la soportada con paciencia de Job por una ciudadanía aletargada con sobredosis de populismo? De ser así, lamento no estar dotado de la imaginación del barón Münchhausen e inventarme un viaje a la luna sobre una bala de cañón, o la de Lewis Carroll y escudriñar tras los espejos y descubrir los encantos de Wonderland guiado por un conejo blanco y una oruga azul; ni poseer las habilidades de Mr. Mxyzptlk, formidable bromista proveniente de la quinta dimensión, invención de Jerry Siegel y Joe Shuster, capaz de enloquecer a Superman con sus hechizos y sortilegios. O podría, simplemente, mentir. Lo hizo Chávez sin pudor alguno y ahora su ñapa ensaya superarle con descaro mayor y sin morir en el intento.

Al paracaidista barinés no le........

© El Nacional