We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Sobre los abusos sexuales en la Iglesia

3 10 0
25.08.2019

La carta a una Iglesia que sufre (Letter to a suffering Church), escrita por Robert Barron, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Los Ángeles, es “un grito del corazón”. Con mucha sinceridad y transparencia aborda el doloroso tema de los abusos sexuales en la Iglesia. Aunque escribe para todos los católicos, su inquietud fundamental es brindar respuestas y argumentos a los creyentes norteamericanos, conmocionados y dolidos, enojados y frustrados, por los casos que salieron a la luz tras muchos años de silencio de tantas personas en la Iglesia que debieron haber alzado su voz en su momento. La propagación de un mal nunca es posible sin cómplices; sin esos que, sabiendo lo que ocurría, callaban, reasignaban de parroquia al abusador, subestimando así el dolor de unas víctimas que dejaban sin consolar y abriendo el camino para más abusos.

Tras esta dinámica de abuso sexual, reasignación y encubrimiento hay un claro abuso de poder. Los investidos con más autoridad manipularon a los más vulnerables, dañándolos e hiriéndolos en el mero centro de donde debía manar un amor limpio a Dios, a la vida y al prójimo. Los ensuciaron. Los llenaron de miedo y vergüenza. Malograron su corazón, les llevaron a probar el agrio sabor de la perversión en edades muy tiernas y los enemistaron con Dios, pues “la tragedia central del escándalo de los abusos sexuales es esta: quienes fueron ordenados para actuar en la propia persona de Cristo se........

© El Nacional