We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Dime qué cromosoma tienes y te diré cómo eres

2 10 0
15.08.2019

En la sociedad nos vamos adaptando a patrones que se forman debido a contratos sociales. El rosado es para las niñas y el azul para los niños; las niñas juegan con muñecas y los niños con carritos. Esto ha generado mucha controversia entre grupos feministas porque ni los juguetes ni los colores deben tener género. Nos preguntamos por qué en la caja de la cocinita de juguete hay una niña jugando y nos hierve la sangre porque no tienen respuestas lógicas y nos dicen cosas como “para que se acostumbren desde chiquitas”, “es un juguete para niñas” o “los niños juegan con carritos, no con cocina”, ¡puro patriarcado!

Sin embargo, quizás muchas de estas convenciones pueden resultar de factores biológicos, genéticos y evolutivos, aunque ni la misma sociedad se lo crea. Aunque los colores tengan significados culturales y convencionales, y anteriormente era el rosado el “más adecuado para los niños”; hay estudios que sugieren que las mujeres prefieren los tonos rojos y rosas porque estas eran las encargadas de recolectar frutas. Igualmente, gracias a varios estudios, se comprobó que la selección de juguetes no siempre estaba relacionada al estereotipo cultural. Se realizó un experimento con monitos; se les entregaron muñecas y juguetes con ruedas. Mientras las primates hembras jugaron con todos los juguetes, los machos lanzaron las muñecas y solo jugaron con los carritos.

En un sentido muy general, las mujeres y los hombres no somos iguales y no solo por el aparato reproductor. Hay que tener en cuenta algo: tenemos muchas diferencias neurobiológicas, diferencias que se evidencian hasta en el uso del lenguaje. Las mujeres tenemos mejor fluidez verbal, por ende, mejor labia. Si una mujer está contando........

© El Nacional