We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La gran infamia de Santos contra Uribe

2 3 0
04.09.2019

Hace algunas semanas falleció, en una idílica población de Cundinamarca, a la desdichada edad de 105 años, quien fuera la abnegada desposada de uno de los execrables presidentes que ha tenido Colombia, bajo cuyo mandato florecieron dos de los más tenebrosos ejércitos de guerrillas que han azotado la nación [FARC y M-19], facilitando su financiación, al crear lo que Hefestos, otro presidente, llamó “La ventanilla siniestra” del Banco de la República, que para controlar el desbordado crecimiento de la inflación y el circulante enjuagaba el dinero del progresivo negocio del narcotráfico.

Tal sería el negocio que el futuro presidente de los Rodríguez Orejuela, entonces dirigente de ANIF, el “Bojote” Samper Pizano, propuso la legalización de la marimba y su comercialización. “El cuatrienio 1974-1978 del gobierno de Alfonso López Michelsen, escribió el actual rector de la Universidad de los Andes y ayer ministro de Salud Alejandro Gaviria, será recordado porque durante esos años Colombia se consolidó como el primer exportador mundial de cocaína y su historia se dividió en dos: [AC y DC], antes y después de la cocaína, como hubiese relatado Edward Gibbon, de haber vivido entre nosotros”. LM prometió convertir Colombia en el Japón de Suramérica, pero solo produjo 403 huelgas y un Paro Cívico Nacional con 28 muertos, 4.000 detenidos y 200 heridos.

Con LM se inicia el apogeo del narcotráfico en Colombia. Quienes han estudiado el tema sostienen que “el Pollo”, por su amistad con Fidel Castro y las FARC [Juan de la Cruz Varela fue su vicario en la Cámara en 1960; Tirofijo y Jacobo Arenas militaron en el MRL] y su odio al líder de la CTC y representante a la Cámara José Raquel Mercado, a quien dejó morir a manos del M-19 tras 64 días de cautiverio, confirman el fortalecimiento económico y político de los narcos, porque para él ese asunto era un problema de los “gringos”. Idéntica postura asumida por J. M. Santos en esos años, según documenta el memorando de una reunión entre el representante de la Federación de Cafeteros en su apartamento de Cadogan Place y estudiantes colombianos en Londres, mientras oían un vallenato de Los Melódicos.

Según Newsweek, los vínculos del general Noriega con el Cartel de Medellín fueron obra de ALM, que había presentado a Jaime Bateman a Omar Torrijos a través de Fidel Castro, en plena campaña contra Belisario Betancur. Las ayudas de ALM continuarían durante el contencioso entre el M-19 y el M.A.S por el secuestro de la menor de los Ochoa Vásquez el 12/11/1981. “Cara de Piña” sirvió a la CIA y Pablo Escobar, que escondía sus ganancias en los bancos panameños; y directamente a FC, a quien, entre otras preciosidades, vendió 5.000 pasaportes para los funcionarios secretos cubanos y rusos. Sus declaraciones “antiimperialistas”, cuando empuñaba un alfanje al grito de “ni un paso atrás” fueron célebres.

En 1984, siendo jefe del partido liberal, ALM, tras el asesinato del ministro Lara Bonilla, cuando los jefes del Cartel de Medellin se refugiaron en Panamá, se reunió con Escobar, Lehder y los Ochoa a fin de pactar con Belisario Betancur el pago de la deuda externa de Colombia y la entrega de las rutas del narcotráfico a cambio de su regreso y no judicialización. Juan Manuel Santos, subdirector de El Tiempo, filtró la noticia y Betancur negó haber enviado a ALM, quien imputó al gobierno de perfidia. Dos de los ministros de Justicia del “Pollo”: Alberto Santofimio Botero, condenado e inhabilitado por el proceso 8.000 y el asesinato de Luis Carlos Galán; y Victor Renán Barco, que duró 19 días en el cargo, fueron sindicados de vínculos con los narcos. Para 1976-1977 Fedesarrollo calculaba en 40.000 hectáreas los cultivos ilícitos y las reservas internacionales crecieron de $ 618 millones en 1976 a $ 1.526 millones en 1978.

Los años ochenta vieron, gracias al “Mandato Claro” de ALM renovar y ascender las bandas guerrilleras amparadas en el narcotráfico. Las FARC, que en 1979 tenían 9 frentes, pasaron a 18; el M-19 se convirtió en un tenebroso grupo urbano, igual que el EPL y el ELN. Y surgieron el Quintín Lame, el PRT, la Autodefensa Obrera y el MIR. Todos, cismas o apéndices, de las FARC.

Durante el gobierno de Turbay Ayala [1978-1982] el M-19 robó 5.000 armas del Cantón Norte de Bogotá,y tomaron la Embajada de la República Dominicana, con numerosos diplomáticos retenidos, para pedir la liberación de 320 reclusos, haciendo famosa a la Chiqui, amante de Guillermo Ruiz, comandante de la toma del Palacio de Justicia en 1985.

La muerte, en su lecho de placeres, de Jacobo Arenas, [el 10/8/1990, tres días después de la posesión de César Gaviria Trujillo como presidente] el único, quizás, de los jefes guerrilleros que confiaba en la lucha de clases y el marxismo, machacando que la combinación de todas las formas de lucha contra el estado debía penetrar todos los estamentos, en especial la justicia, la escuela y las universidades, vino a alinearse con el crecimiento del narcotráfico y el enriquecimiento de la banda........

© El Nacional