We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La agricultura en la Nueva Valencia del siglo XVIII

3 0 0
11.10.2019

La actividad agrícola de la ciudad de la Nueva Valencia era bien importante y para ello debemos comenzar a explicar que, de acuerdo con las Leyes de Indias, cuando se hacía el repartimiento de tierras en ciudades, villas y pueblos; una parte de ellas estaba destinada para la vivienda y otra para el trabajo. En este caso que estamos hablando de la agricultura, debemos decir que en la jurisdicción de nuestra ciudad básicamente se cultivaban seis productos:

Estos rubros formaban parte fundamental de la economía de la provincia, que en los siglos XVII y XVIII se desarrolló en dos circunstancias separadas por la llegada de la Compañía Guipuzcoana. Y expresamos esto porque antes de la Guipuzcoana la gran parte de nuestros productos que salían por el Puerto de Borburata y más tarde por Puerto Cabello, no terminaban en España sino que quedaban en manos de los holandeses e ingleses, y ello gracias a la anuencia de las autoridades locales, informaba la misma Guipuzcoana en 1765, cuyos encargados hicieron un informe de cómo encontraron la Provincia de Venezuela a su llegada en 1730. En ese documento los vascos explicaron que 30 años antes de la llegada de la Guipuzcoana (1700-1728) solo 5 navíos llegaron de España y que entre 1706 y 1721 no salió ningún barco hacia la Madre Patria.(1)

Nos imaginamos que todas estas cartas que llegaban a las manos del rey las cuales solo reportaban pobreza y desolación, habrían despertado alguna sospecha de que la información no era del todo correcta y por tal razón para el 25 de septiembre de 1728 el rey Felipe V autorizó a un grupo de vascos a fundar la llamada Compañía Guipuzcoana a través de la Real Cédula de Fundación de la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas, a cuyos dueños se le entregó el monopolio para comerciar entre España y la Provincia de Venezuela con la finalidad de acabar con las irregularidades, de las cuales la más dañina era el contrabando.

La Compañía Guipuzcoana construyó sus sedes en La Guaira, Puerto Cabello y........

© El Nacional