We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Esta semana toca arrojar al pilón a Plácido Domingo

8 505 0
18.08.2019

Hace 15 días, Kevin Spacey reapareció en Roma, donde hizo una maravillosa lectura poética junto a la conmovedora estatua milenaria del púgil en reposo. El personaje de la escultura, barbado a la manera griega, con las manos vendadas con las tiras de cuero, cuya dificultad para respirar en la fatiga y el dolor casi es posible percibir, tiene un rostro lastimado, deformado, en el que pueden reconocerse como hermanos todos los boxeadores de los 2.500 años siguientes, lo mismo los de la molienda de Egan que cualquier veterano que ahora mismo esté poniendo unas vendas a ventilar sobre las cuerdas del ring de un gimnasio cualquiera de Carabanchel.

Al interpretar el poema de Gabriele Tinti dedicado al púgil, Spacey dejó hechas algunas analogías personales referidas a la capacidad de sacrificio bajo los golpes, a la tentación de entregarse y dejar de luchar cuando el castigo es demasiado riguroso y va a doblegarlo a uno;........

© El Mundo