We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Votación del reglamento: la más loca de todas las semanas

5 57 4
03.10.2021

El lunes sesionamos de manera telemática. Muy pocos se apersonaron en el edificio del Congreso. Según la Ramona, “el hemiciclo daba lástima”.

La mitad de los integrantes del Colectivo Socialista estamos en cuarentena. El viernes 24 de septiembre, los de regiones fueron enviados a una Residencia Sanitaria. Como suponen que es la variante Delta, el encierro durará catorce días. La presidenta recomendó al resto no asistir, salvo que sean de la mesa directiva.

A las 9.30 hrs., nos conectamos por zoom. Muy pocos lo habían hecho antes, y ahora estábamos todos. Arrancó como una actividad escolar. Tallas iban y venían. “Primera vez que los veo sin mascarillas”, dijo alguien, y lo cierto es que salvo los fumadores que afuera conversan a cara descubierta, casi ninguno había visto el rostro completo de los demás. Mandíbulas más anchas de lo esperado, o más filudas, transformaban enteramente la percepción de sus dueños. “Así que así eras”, comentó una convencional.

Las voces se sobreponían unas a otras. A un cierto punto, colapsó el zoom. La versión en que nos encontrábamos, al parecer gratuita, sólo resistía 120 participantes. La presidenta Loncón nos pidió salir y entrar con un nuevo link. Constanza Hube, de la UDI, levantó su cachorro recién llegado para que lo viera Isabel Godoy, del pueblo Coya, quien se apuró en poner a su perro frente al computador para responderle. Se sonrieron mutuamente, mientras los demás cuadros multiplicaban las interacciones con esa ansiedad liceana de curso sin profesor. La Ale Pérez mostró unas tizas enormes que había comprado en el Jumbo; Fuad Chaín contó, a propósito de pizarrones, que una vez el profesor de derecho romano, don Fidel Reyes, le había arrojado un borrador en clases para que se quedara callado. Andrés Cruz, que hasta la semana antes chorreaba una barba por los bordes de su mascarilla, ahora figuraba sin ella y enteramente rasurado. Baradit llegó con un corte de pelo tendiente a lo mohicano, provocando un breve debate entre partidarias e irónicos. La presidenta Loncón pidió orden para desearle feliz cumpleaños al quechua Wilfredo Bacian, pero se multiplicó la batahola. Solo la voz del secretario John Smock consiguió silenciar a la asamblea. Ya circulan memes por las redes que muestran a “don John” como un maestro zen capaz de enfrentar huracanes con la misma expresión y tono que dedica a un recién nacido.........

© el mostrador


Get it on Google Play