We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

¡SÍ, don John!: la historia tiene demasiados rostros para detenerse en un retrato

6 70 37
10.10.2021

“¡Sí, don John!”, “¡Sí, don John!”, “¡Sí, don John!”, comenzamos a gritar uno tras otro, y también sobreponiéndonos, los que estaban en el hemiciclo y los conectados al zoom, cuando pasadas las 18 hrs del jueves, y faltando aprobar el último artículo del Reglamento de Participación Popular, volvió a preguntar con ese tono impasible con que lo había hecho mil veces durante las últimas dos semanas: “¿Han emitido su voto, señoras y señores convencionales?” Muchos levantaban los brazos y otros aplaudían –“¡Donjohnízate!”, gritó Logan- cuando el secretario agregó: “Finalizada la votación, resultado de la votación: ciento veinticinco votos a favor, ocho en contra y catorce abstenciones. Aprobado”.

El abogado John Smock ha sido, sin lugar a dudas, uno de los grandes protagonistas de este proceso constituyente. Proveniente de Valparaíso -donde trabaja como funcionario permanente de la Cámara de Diputados- llegó a Santiago el día 4 de julio cargando una maleta de mano con una muda y un copón de plata, para apoyar a Carmen Gloria Valladares en la ceremonia de instalación de la Convención. El copón sirvió de urna para los votos que le dieron la presidencia a Elisa Loncón y la vice presidencia a Jaime Bassa, tras disputarla con Rodrigo Rojas Vade, quien entonces caminó a depositar su papeleta con los pies descalzos.

Se suponía que “don John” regresaba a su casa al día siguiente, pero debió quedarse. Sin él, ésta asamblea que nacía en el extravío, no habría sabido cómo continuar. Esa semana se compró ropa interior y camisas, lo estrictamente necesario para mantenerse presentable. Si con la señora Valladares la República tomaba de la mano este proceso, con John Smock aprendió a caminar. Después vinieron otros varios abogados y abogadas de la Cámara para reforzar el trabajo en comisiones, y si en los tres meses que llevamos funcionando han sido incontables las diferencias entre los 155, el reconocimiento a ellos ha sido unánime.

“Qué bueno, qué bonito, qué........

© el mostrador


Get it on Google Play