We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Historias de verano en Caburgua y Ranco: semejanzas y diferencias entre Bachelet y Piñera

2 18 279
18.02.2019

Cómo ha cambiado este país en una década. El verano, con dos largos meses, era una época en que Chile se convertía en una especie de Macondo. Calor sofocante, un letargo solo interrumpido por el Festival de Viña del Mar -¡Viña tiene festival, antorcha de plata!-. Nuestros políticos de vacaciones, entrevistados por Cosas y Caras desde sus terrazas en lagos y playas exclusivas –jamás en Cartagena, salvo que fuera en Cartagena de Indias, claro está-, haciendo pronósticos para el año político que partía recién en marzo. Calles vacías en Santiago, noticieros dedicando largos reportajes a lugares exóticos y desconocidos, a los que pocos chilenos podían acceder.

Hoy, en cambio, los incendios ya son parte de lo cotidiano gracias al cambio climático, las inundaciones por los inviernos altiplánicos son cada más severas, el 27F y, por supuesto, los escándalos políticos. Y claro, los medios digitales y las RRSS son más diversos que hace cinco años, por tanto, han ayudado a romper los cálidos y aburridos veranos de antaño. Febrero de 2015 Qué Pasa –en la era de los medios escritos tradicionales- golpeaba con Caval. Febrero de 2019, un portal informativo difunde investigación en que el Presidente consiguió derechos en el lago Caburga y las redes ciudadanas viralizan a un empresario que de manera prepotente y poco estética intenta expulsar a unas mujeres de su “orilla privada”, además de un abogado –top 50 según él- que trata como patrón de fundo de la Colonia a quien se le cruza por delante.

Veamos las semejanzas y diferencias entre febrero de 2015 y 2019. Caval fue una denuncia de un medio político –hoy en versión digital– con la evidente intención de dar un “golpe noticioso” y de paso, arrastrar a la presidenta Bachelet al abismo gracias a la conducta de su hijo y nuera. La noticia rompió la tranquilidad de ese caluroso verano y se convirtió en la agenda........

© el mostrador