We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La Derecha y la langosta

6 54 1
23.11.2021

Algunos sabíamos que iba a doler, pero por JAK. Lo que no sabíamos es que también iba a doler por Parisi. Esta doble derrota de la derecha tradicional tuvo sus primeras manifestaciones electorales en el fracaso de Joaquín Lavín, superado por Sebastián Sichel en su propio territorio. Otra señal que nos auguraba un desfonde mayor de la derecha tradicional fueron los escasos 4.000 votos de Mario Desbordes, quien había presidido uno de los partidos más sólidos del sector. Ni los meses de Ministro de Defensa ni la sobrexposición mediática lograron persuadir a los votantes de votar por él. Dicho en otras palabras, a Desbordes y a Lavín no les sirvió ser famosos, ni tampoco las ventajas que tenían por ser incumbentes. ¿Cómo se proyectaría este escenario en las presidenciales? Reflexionemos.

Lo que el equipo de Sichel leyó mal fue que su elección como candidato independiente por la derecha no era un apoyo a su proyecto o, al menos, no en su totalidad. Parte importante de quienes votaron por él lo hicieron para manifestar su malestar con una derecha blandengue, torcida y capturada por dinámicas de poder que impiden el ejercicio del principio de representación. Esta pesadumbre sigue presente en sus dos caminos ideológicos tradicionales: el conservador y el liberal. Ninguno de esos espacios podía habitarlo un candidato como Sichel que, a pesar de su inteligencia y carisma, echó mano de los........

© El Líbero


Get it on Google Play