We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Hasta que la ruptura se haga costumbre

1 4 17
03.09.2021

Una vieja técnica, muy utilizada en política, habla de “estirar el chicle”, es decir, extremar un argumento, incluso más allá de lo que creemos conveniente, con la intención después de obligar a los contrarios a transar ideas en dirección a las propias; entonces, se “recoge el chicle”, llegando a un punto medio, más cercano a nuestras ideas. Esta técnica, que no es más que Negociación 101, tiene implícita la idea de que estirar el chicle no es un movimiento sustantivo, sino meramente instrumental: se plantean ideas que podrían ser consideradas absurdas y desmedidas, porque todo el mundo entiende que se llegará a un equilibrio.

Eso hasta ahora.

Entre la Convención Constitucional y el Congreso nos están acostumbrando a bravatas excesivas, las que —contrario a lo que pudiera pensarse— no se hacen con la intención de recoger después el chicle, sino que derechamente son intentos de correr el cerco hacia lo desconocido y, peor aún, hacia lo........

© El Líbero


Get it on Google Play