We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Kabul

1 7 22
30.08.2021

Poco sabemos de esa lejana ciudad y de Afganistán. Sin embargo, en los últimos días hemos sido bombardeados por las imágenes de un conflicto que nos cuesta entender: las tropas de la OTAN escapando, derrotadas por un movimiento guerrillero extremista islámico -los talibanes- luego de 20 años de ocupación del país. Miles de afganos buscan emigrar atemorizados. No creen en las declaraciones de conciliación de los líderes revolucionarios, que gobernaron el país con mano de hierro.

En el mundo global cuyas comunicaciones no conocen límite ni de tiempo ni de espacio, el drama afgano pone muchas interrogantes.

Una vez más se demuestra la fragilidad de los imperios y la inoperancia de las invasiones militares, aunque sean exitosas en el campo de batalla. Luego de la Segunda Guerra Mundial desaparecieron los dominios coloniales de Gran Bretaña, Francia, Bélgica, Portugal y otras potencias europeas; en el siglo XIX el continente americano había dado el ejemplo, logrando su independencia de Gran Bretaña, España y Portugal. Afganistán es un buen espejo de esa prepotencia impotente: ahí fueron derrotados los ingleses en el siglo XIX, los soviéticos y ahora los norteamericanos y sus aliados, pese a su abrumadora superioridad técnico-militar.

Los ejemplos anteriores son múltiples: Gran Bretaña en la India, Francia en Indochina y Argelia, EE.UU. en Vietnam, Portugal en Angola y Mozambique. Pero la lección no se aprende. Luego del atentado de las Torres Gemelas, Bush decidió invadir Afganistán y después Irak al margen del Derecho Internacional. Ambas operaciones han resultado un fracaso.

El detonante en los dos casos fueron los atentados terroristas internacionales provocados por grupos yihadistas y el amparo o colaboración que les prestaba el gobierno afgano a sus autores y, supuestamente, el iraquí, al cual además se le acusaba de poseer armas de destrucción masiva. El propósito de Bush -según sus palabras- era construir en esos lugares una democracia ejemplar. Los EE.UU. y sus aliados ganaron fácilmente la guerra, derrocaron a esos gobiernos y han terminado empantanados en un conflicto sin fin en Irak y ahora saliendo a las carreras de Afganistán, con los talibanes de regreso en el poder.

Para aproximarse a entender este complejo........

© El Líbero


Get it on Google Play