We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Populismo K, este cuento se acabó

6 1 1
22.11.2021

Tras 18 años en el poder, el kirchnerismo se acerca a su colapso. Su sentencia de muerte fue firmada en las últimas elecciones legislativas, donde tuvo una derrota tan estrepitosa, que, pese a los múltiples subterfugios para edulcorarla, tiene efectos terminales indisimulables. Jorge Lanata describió el momento como el tránsito de “derrota épica a triunfo sicótico”. Será una agonía lenta, cubriendo un lapso desde este calamitoso 2021 hasta el 2023, fecha de las presidenciales. Un verdadero melodrama.

Difícilmente no sea así. Por un lado, el kirchnerismo es una especie de microcosmos con ejemplares que recuerdan a los más exuberantes caudillos de la provincia argentina del siglo 19. Por otro, su gran centro de gravitación -vanidad de vanidades- es, en este final de ciclo, una mujer que ve la política como Godard veía el cine: “un arte de la cosmética donde todos los medios se ponen a disposición de la estrella”.

Mirado desde el punto de vista político, el fin del kirchnerismo no significará en todo caso la desaparición de todo el peronismo. Lo que se derrumba es su variante más reciente, la más ideologizada, cuyo ascenso fue fugaz debido a la conjunción de circunstancias fortuitas; algo relativamente frecuente en política.

La primera fue de carácter interno, al no ponerse de acuerdo los caciques peronistas de la época, en ese caótico 2001, y terminaron depositando su confianza en esa especie de primus inter pares, el bonaerense Eduardo Duhalde, para reponer el diálogo. Pensando en convertirse en un kingmaker, Duhalde optó por Néstor Kirchner, un abogado que ejercía la gobernación de una provincia algo apartada del sur y aparentemente sin grandes ambiciones. Craso error de cálculo.

Instalado........

© El Líbero


Get it on Google Play