We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Nicaragua

5 0 0
20.09.2021

El colapso y debilitamiento de las democracias es motivo de continuo estudio, especialmente en las últimas décadas. La literatura comparada se ha ido engrosando con el surgimiento de nuevos tipos de populismos y tendencias iliberales en Europa y Estados Unidos. En esta línea, especial atención debería merecer -especialmente desde Chile- el desmontaje de los últimos signos democráticos que lleva a cabo la satrapía nicaragüense dominada por el matrimonio de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Este proceso inició de manera poco perceptible en 2007, cuando Ortega alcanzó la victoria electoral e instauró un tipo de gobierno con deslindes constitucionales que paulatinamente fue difuminando. En pocos años, logró minar casi todos los aspectos formales de la democracia mediante decisiones violatorias de los criterios más básicos de un régimen pluralista y usando una fértil imaginación para aplicar arbitrariedades. El extravío de mayor calibre fue probablemente aquel ocurrido en 2016, cuando mantuvo como presidente del Congreso a su amigo René Nuñez, pese a haber fallecido. No se conoce en las últimas décadas una decisión tan extravagante. Tampoco se sabe de alguna otra otra que penalice el aplauso a ideas opositoras. Ortega/Murillo también han horadado el espíritu de la democracia, atentando sistemáticamente contra la libertad de expresión y corrompiendo opositores.

Los largos años de la satrapía nicaragüense parecieron estar a un costado del escrutinio hemisférico y mundial. A nadie le interesaba. De hecho, Levitsky y Ziblatt en su ya clásico Cómo mueren las democracias no citan ni una sola vez a Nicaragua. Tampoco lo hizo previamente J. F. Revel en un libro del mismo nombre (publicado en castellano por........

© El Líbero


Get it on Google Play