We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Irracionalidades, el vandalismo contra Colón

4 1 26
27.09.2021

¿Qué diferencia hay entre los talibanes que en 2003 dinamitaron los budas gigantes de Bamiyán y los vándalos que destruyen estatuas de Cristóbal Colón? Al parece, cero. En ambos casos, se observan conductas carentes de raciocinio, propias de un animismo fanático, muy alejado de los actuales niveles civilizatorios. Es una especie de furia incontrolable para hacer ajustes de cuenta con incomodidades. Volcánicos y carentes de sentido.

Sin embargo, hay una diferencia interesante. Los talibanes son hordas arrancadas de siglos pretéritos; clanes que, por estar viviendo en valles montañosos aislados, son impermeables al avance cultural (incluso respecto a otras corrientes musulmanas). Su obsesión es la modernidad. Los vándalos, en cambio, son hordas que viven en esta época; tropeles de desadaptados urbanos, que atentan contra símbolos históricos e íconos de la tradición. Su obsesión es el pasado.

A la luz del actual avance civilizatorio, ambos son inaceptables por igual, toda vez que plantean desafíos similares al carácter liberal de las democracias occidentales. Los talibanes obligan a cuestionarse si la democracia es un bien exportable y si constituye un deber moral dársela a conocer a aquellas naciones que no han podido disfrutarla, al estimarse que carecen de entornos pacíficos. Como el fracaso ha sido estrepitoso, surge la duda: ¿qué hacer con esas tribus refractarias a nuestra percepción de igualdad de derechos para todos los individuos? ¿Cómo hacerles reconocer los avances humanitarios tras siglos de Edad Media, Ilustración, Revolución Industrial y democratización?

Los vándalos plantean asuntos igualmente........

© El Líbero


Get it on Google Play