We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Cuba y Norcorea, los últimos terraplanistas

7 2 0
08.11.2021

El llamado del líder norcoreano a su población a consumir menos alimentos, “para reordenar la economía”, es el preámbulo de una nueva hambruna en aquel país. No faltará quien tome esto en términos jocosos, pero no lo es en absoluto. Bordea lo trágico y, quizás, lo abyecto. Someter a una población a tales tribulaciones, en tiempos de paz, debería merecer la condena mundial.

¿Qué pasa con este tipo de regímenes que, independientemente de su contexto geopolítico, presentan la regularidad de ser incapaces de proveer los bienes más básicos a sus connacionales? ¿Se asemeja este llamado a esos períodos especiales de la élite post Castro en Cuba? ¿Se ha pronunciado sobre esto la gauche caviar? Innumerables dudas, todas de palpitante vigencia, surgen tras este macabro anuncio de Kim Jong-un, nieto del legendario timonel Kim Il-Sung.

Fue justamente el abuelo (jefe de Estado ad eternum de ese extravagante régimen) quien implantó una lunática obsesión por la autarquía absoluta. La denominada idea Juché es una mezcla de nacionalismo e ideologismo, que preconiza la máxima desconexión posible con el resto del mundo. Con matices menos intensos, aunque ciertamente más quejumbrosos, Fidel Castro propugnó un aislamiento similar. Se confirma así que estos edenes comunistas son realmente inermes al virus capitalista.

Esa manía por el hermetismo total representó siempre un dolor de cabeza en Europa oriental. A diferencia de Cuba o Norcorea, se sospechaba que el intercambio comercial era benéfico per se y trataron de sobrellevar el corset ideológico con una pizca de realismo. Para eso mantuvieron una pequeña válvula comercial con Occidente, a la vez que crearon entre ellos un mercado común conocido por sus........

© El Líbero


Get it on Google Play