Hace años los medios de comunicación narraron la historia de una joven madre que abandonó a su pequeño hijo recién nacido en un basurero. Nada raro en nuestros días. Y al pasar una perra. Sí, un animal, que tenía sus cachorritos también recién nacidos, se acercó al bebé y poco a poco lo arrastró hasta el galpón donde tenía sus perritos. Resulta que el dueño del galpón por la mañana escuchó el llanto del bebé. Cuando abrió la puerta, pudo ser espectador de primera fila de aquel hermoso espectáculo. El bebé en medio de los perritos custodiado por la perra.

Si la perra lo defendió de los depredadores, lo amamantó, le gruñó al dueño del galpón, eso no lo sabemos. Y si encontraron a la madre desnaturalizada tampoco. Lo que sí sabemos, es que un animal que no fue hecho con los sentimientos del hombre, fue capaz de hacer una obra que no hizo una madre. Pudiéramos concluir de manera pragmática, que el instinto animal de protección que tienen los animales, pudo inducir al animal a actuar. Claro, la interrogante sería: ¿cómo pudo deslindar el llanto y el olor de un bebé con el llanto y el olor de sus perritos?. Eso se lo vamos a dejar a los “sabios” que abundan hoy

Nuestra conclusión es que solo la mano de Dios estuvo metida en una acción como esa. Y es una oportunidad de oro para meditar en su Palabra. Puede ser que Ud. se siente sola o solo. Que ha tenido un fracaso matrimonial. Puedo estar escribiendo para alguien que está leyendo y tiene problemas o sufre una enfermedad. De repente siente que Dios le ha abandonado. Sin fuerzas para luchar en la vida. Que todo está perdido. ¡Crea! Dios. Nuestro Señor Jesucristo. Jehová de los ejércitos. El gran Yo Soy está muy cerca de Ud. El no le ha abandonado ni le abandonará. Ud. puede ir a él con toda confianza. Con toda fe y esperar pacientemente, por cuanto él obrará.

«Yo estoy contigo, te guardaré por dondequiera que vayas,… No te dejaré sin haber cumplido lo que te he dicho «.Gen.28:15. “Como estuve con Moisés, estaré contigo. No te dejaré, ni te desampararé. Josué 1:5. Cuando alguno de nosotros desea recordar algo muy importante. Imperioso, determinante y rápido, de repente con bolígrafo, lo escribimos en la mano. ¿Verdad? Lean lo que DIOS afirma. «He aquí que en las palmas de las manos te tengo esculpido» (Isa. 49: 16). ¿Qué ser humano, qué Dios puede tener unas palabras tan llenas de amor y confianza como esas?.

Siempre aconseja “Manteneos libres del amor al dinero, contentos con lo que tenéis, porque él dijo: No te dejaré ni te desampararé». Heb.13:5. El salmista, por su parte, en una expresión que sobrepasa todo entendimiento y que nos coloca en paralelo con el bebé encontrado por la perra de la historia, corrobora lo que estamos diciendo, cuando dice “Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo el Señor me recibirá” Salm. 27:10. Y en Juan remata con optimismo. «No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros» Juan 14:18. Si nuestro Dios es capaz de usar un animal para mostrar el gran amor que tiene por los indefensos y temerosos. ¡También lo hará por nosotros!

¡Hasta el próximo si Dios quiere!

William Amaro Gutiérrez

Willamagu2@gmail.com

Pulsa aquí para apoyar la libertad de expresión en Venezuela. Tu donación servirá para fortalecer nuestra plataforma digital desde la redacción del Decano de la Prensa Nacional, y así permitir que sigamos adelante comprometidos con la información veraz, como ha sido nuestra bandera desde 1904.

¡Contamos contigo!

Apóyanos aquí

QOSHE - #OPINIÓN Amor verdadero #16Ago - William Amaro
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

#OPINIÓN Amor verdadero #16Ago

6 0 25
16.08.2022

Hace años los medios de comunicación narraron la historia de una joven madre que abandonó a su pequeño hijo recién nacido en un basurero. Nada raro en nuestros días. Y al pasar una perra. Sí, un animal, que tenía sus cachorritos también recién nacidos, se acercó al bebé y poco a poco lo arrastró hasta el galpón donde tenía sus perritos. Resulta que el dueño del galpón por la mañana escuchó el llanto del bebé. Cuando abrió la puerta, pudo ser espectador de primera fila de aquel hermoso espectáculo. El bebé en medio de los perritos custodiado por la perra.

Si la perra lo defendió de los depredadores, lo amamantó, le gruñó al dueño del galpón, eso no lo sabemos. Y si encontraron a la madre desnaturalizada tampoco. Lo que sí sabemos, es que un animal que no fue hecho con los sentimientos del hombre, fue capaz de hacer una obra que no hizo una madre. Pudiéramos concluir de manera........

© El Impulso


Get it on Google Play