We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

#OPINIÓN Gaveta azul: Bochinche #16Nov

3 1 1
16.11.2020

Acaso el comentario del Generalísimo Sebastián Francisco de Miranda detenido y entregado a las fuerzas de la corona española al caer la primera república, se ha convertido en maldición y nos condena a practicar la responsabilidad de conducir nuestras vidas sumidos en el desorden de una constante rochela…”Bochinche, bochinche, este país es puro bochinche”, frase despectiva pronunciada en un momento de derrota, revelando más desencanto que frustración y mostrando en paralelo un grado de aceptación resignada a un destino de guerrero, siempre al borde del triunfo que a última hora le era negado.

Luchador incansable, leivmotiv de una vida intensa como pocas, de extremos existenciales en sus dimensiones vitales. El soldado, combatiente en tres grandes revoluciones históricas; el diplomático y conspirador al lado del activista perseguido por la corona española. El culto bibliófilo coleccionista de incunables y ediciones príncipes, de editores míticos como el veneciano Aldo Manucio, libros tan valiosos cuya colección de 160 tomos fueron la prenda del préstamo con el que armó su expedición libertadora de 1806, fracasada al arribar a La Vela de Coro, tal vez la más monárquica de las provincias de la Capitanía General de Venezuela. Por si fuese poco, un gran seductor amante de testas coronadas y conjurado político juzgado por los tribunales de la revolución Francesa, con su terrible opción binaria: Libertad por inocente, o guillotina por culpable.

Hombre que vivió envuelto en tal vorágine de ambientes, sucesos y circunstancias límites que otorgaron a su carácter y voluntad una talla de cíclope de donde surge la voz y el dicterio que sin pretender bautizarnos, lo consuma, reafirma y concluye refrendando la sentencia,

Cabe preguntar: Será necesario darle siempre la razón, como ha sido hasta ahora –porque de que somos bochincheros, es difícil dudarlo– o es necesario cambiar de talante, intentar enseriarnos más e........

© El Impulso


Get it on Google Play