We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

#OPINIÓN Gaveta azul: Beethoven #12Oct

4 1 1
12.10.2020

Tomemos un respiro, fuera la política. Desaparézcanse politiqueros maula. Ábranse las puertas al arte musical.

No soy músico pero me creo un melómano apasionado. Poco me gusta oír música, prefiero escucharla y dejarme llevar por cuanto expresa. De preferencias soy ecléctico. Folklore, jazz tradicional (New Orleans/Chicago); música del Barroco, período clásico, etc. Fan de la trompeta, el violín y la voz humana, Beethoven, Brahms y todos los demás, ecléctico al fin. El de Bonn y el hamburgues los primeros compositores académicos de los que tuve noticias y de quienes escuché las primeras obras. Beethoven un programa nocturno a escondidas, cuando todos dormían y, a Brahms, infaltable cortina musical previa a las funciones de vermouth y matineé del Roxy, en un Maracay pueblerino del mil novecientos Rómulo Gallegos.

Adulto mayor, en ocasión que no fijo en el tiempo, escuché o leí a un crítico afirmando –va en paráfrasis— como Beethoven se peleaba a dentelladas con la melodía por su pobre capacidad en ese campo. Seguro quien dio esa opinión sabía mejor que un aficionado de lo que hablaba, aun así me sorprendió y me ha parecido cada vez más, un soberano disparate. A partir de entonces me di a la tarea de escuchar más Beethoven que de costumbre.

De cuanto he fijado atención y escuchado estoy convencido que las claves más sencillas y elementales para entender y comprender la grandeza y colosal magnitud de Beethoven como creador musical está en dos de sus magistrales obras sinfónicas; la N° 7 (En Do mayor, Op, 92) y N°8 (en La mayor, Op, 93); trabajos probablemente creados como objetos de afirmación gritando a viva voz, aquí están estructurados en forma definitiva los conceptos claves de mi creación musical. No son todos, pero sí suficientes para pensar que esas dos obras fueron laboratorios donde formuló la compleja alquimia de sus estructuras musicales, confesando su dimensión creativa al poner en juego los principales elementos de su revolucionaria concepción de la composición y al mismo tiempo mostrar al oyente como se liberaba magistralmente de la tiranía del melos a objeto de crear la estructura formal de la obra apoyado solo en el metro, pero sin dogmatizar, logrando en varios de los pasajes de ambas composiciones, particularmente el movimiento final de la 7ma y el primer movimiento de la 8va una simbiosis perfecta de melos y metro para crear una de las más poderosas y expresivas estructuras musicales que se han encontrado en un pentagrama y generando explosiones de energía analógicamente comparables a estallidos de tormenta.

Al decir que estas dos sinfonías resuelven de la más bella manera y enérgica forma el núcleo raíz de su búsqueda creativa, no significa que puedan situarse como un antes y un después. Beethoven es el creador que desde sus primeros escarceos musicales está empeñado en un lenguaje musical........

© El Impulso


Get it on Google Play