Viene de ¿LEY O AUTOSUICIDIO? Parte VIII– Análisis de algunas propuestas que surgen de la desesperación de los caficultores que sobreviven a un sistema económico injusto, desfasado y fracasado en todas las regiones del mundo donde se ha pretendido imponer, y que, presuntamente, sólo ha servido para que, nuevas clases sociales, caracterizadas por el resentimiento, la envidia, que es el peor sentimiento que puede experimentar un ser humano y por insaciables ansias de riqueza fácil; corrupción amparada en la impunidad violatoria de los más elementales Derechos Humanos, otorgados por la constitución Nacional, las leyes reglamentos y por los Tratados Internacionales suscritos por la República y que tienen jerarquía constitucional. Siendo esto lo que realmente se debe exigir, puesto que ya está expreso en el “Estamento Legal venezolano vigente,” por lo tanto, la justicia debe actuar en forma determinante, para así y sólo así restaurar, preservar y hacer realidad el “Estado de Derecho,” como determinante camino de la paz y del bienestar social.

Es muy cierto que, el cafeto constituye un rubro de gran significación económica y social, donde su manejo racional, constituye un factor de conservación de recursos naturales y fuente generadora de empleo rural. Su primacía radica en el aspecto ecológico, porque es generador de agua y de oxigeno cuyo cultivo, según el extinto “Fondo Nacional del Café, FONCAFÉ”, está ubicado en 36 cuencas hidrográficas y 79 sub-cuencas, situadas en las tres principales cordilleras del país, donde se encuentran vitales nacientes de agua dulce, en Venezuela, país que es el séptimo reservorio del imprescindible líquido sustentador de la vida y en las zonas de protección especial (ABRES) y Parques Nacionales. Lo cual lleva a preguntar:

¿Cuánto puede usted durar sin ingerir agua y cuánto sin respirar?

En las “Memorias del Primer Congreso Integral de Café” (evento patrocinado por la Universidad Centroccidental “Lisandro Alvarado,” la alcaldía del Municipio Morán, la Gobernación del estado Lara y la Asociación Nacional Caficultores de Venezuela”), quedó plasmada la tesis científica que expresa:

“No se puede substituir o diversificar la caficultura…

sin ocasionar daños “IRREPARABLES” al ambiente.”

Así pues el café, da vida a la vida sin obviar los aportes farmacológicos del café, que se utiliza contra el Mal de Parkinson, el Alzheimer, el cáncer de colon, la diabetes, contra accidentes cerebrovasculares y cardiovasculares, es broncodilatador, antihemorrágico, de su pulpa se extraen alimentos para animales y en la Amazonía peruana está, elaborando un mousse para alimentar a niños desnutridos, porque científicos han determinado su altísimo poder proteico, y la pulpa de café es desechada como basura contaminante de quebradas y ríos, así mismo se han determinado múltiples usos de la borra del café, entre los más importantes está que, en Brasil se determinó que puede usarse contra el dengue, al verter la borra del café en los estanques donde se reproducen las larvas de los zancudos, corta su reproducción.

Ya hemos analizado su potencial económico y social, como creador de economías encadenantes, cuya producción, para el año 1999, generaba veinticuatro millones, quinientos mil de jornales año, de los cuales dieciocho millones de jornales, era de mano de obra directa, trabajos en las fincas o unidades de producción, eran más de ochenta y cinco mil familias las que producían 1.550.000 quintales de café/año, de los cuales se exportaban 600.000 quintales y consumíamos 950.000 quintales/año.

Pero tampoco se puede obviar su importancia en la industria sin chimeneas… “El Turismo.”

Zonas de exuberante belleza han sido devastadas por el hambre y la miseria impuesta a los caficultores a través de precios viles que se hicieron la forma de aplicarles un trato cruel y degradante, al no poder cubrir sus necesidades básicas y los costos y gastos de sus fincas (En una gran mayoría conucos con superficies entre 3 y 5 hectáreas, pero donde trabajan las familias enteras, niños, adolescentes, adultos y ancianos).

CONTINUARÁ…

Maximiliano Pérez Apóstol

Pulsa aquí para apoyar la libertad de expresión en Venezuela. Tu donación servirá para fortalecer nuestra plataforma digital desde la redacción del Decano de la Prensa Nacional, y así permitir que sigamos adelante comprometidos con la información veraz, como ha sido nuestra bandera desde 1904.

¡Contamos contigo!

Apóyanos aquí

QOSHE - #COLUMNA Soliloquios de café: ¿Ley o autosuicidio? (Parte IX) #3Jul - Maximiliano Pérez
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

#COLUMNA Soliloquios de café: ¿Ley o autosuicidio? (Parte IX) #3Jul

5 1 13
03.07.2022

Viene de ¿LEY O AUTOSUICIDIO? Parte VIII– Análisis de algunas propuestas que surgen de la desesperación de los caficultores que sobreviven a un sistema económico injusto, desfasado y fracasado en todas las regiones del mundo donde se ha pretendido imponer, y que, presuntamente, sólo ha servido para que, nuevas clases sociales, caracterizadas por el resentimiento, la envidia, que es el peor sentimiento que puede experimentar un ser humano y por insaciables ansias de riqueza fácil; corrupción amparada en la impunidad violatoria de los más elementales Derechos Humanos, otorgados por la constitución Nacional, las leyes reglamentos y por los Tratados Internacionales suscritos por la República y que tienen jerarquía constitucional. Siendo esto lo que realmente se debe exigir, puesto que ya está expreso en el “Estamento Legal venezolano vigente,” por lo tanto, la justicia debe actuar en forma determinante, para así y sólo así restaurar, preservar y hacer realidad el “Estado de Derecho,” como determinante camino de la paz y del bienestar social.

Es muy cierto que, el cafeto constituye un rubro de gran significación........

© El Impulso


Get it on Google Play