“La elección más importante para un hombre en cuanto a su

…capacidad para trascender, es crear o destruir, amar u odiar”

Eric Fromm

“El crimen mata la inocencia para conseguir un premio y la inocencia

…lucha con todas sus fuerzas contra los intentos del crimen”

Maximilien Robespierre

“Podemos perdonar fácilmente a un niño que teme a la oscuridad, pero la

…verdadera tragedia de la vida es cuando los adultos le temen a la luz”

Platón

Rostov revisaba el procedimiento para la estrategia antes de ir a la cita en Miraflores con la primera dama. Sobre el bureau estaba el folletín con los datos de Sky Hook leído a Yuri y Mijaíl. Irina Kukova, secretaria de Rostov, atendía los correos de turno, enviaba las respectivas contestaciones y atendía la jaula de Atila, pues Rostov daba un especial cuido a sus bestias come gente. Atila no había probado la carne humana. Tal vez DD sea la primera de sus banquetes en la bandeja de plata azteca de su antecesor, su progenitor, Calígula.

La idea era raptar a DD y usarla como pieza de cambio. Para eso había que iniciar con la eliminación de TJ. En ese caso estudiaba la entrada de Atila que era un cachorro de dos años del tamaño de un potrillo. Atila era muy diferente a su padre. No ladraba y gruñía con los colmillos expuestos. Una bestia salvaje e impredecible. De perro nada, de lobo todo

Atila mordía una pieza de madera como un hueso para mantener limpia la dentición. La blanca mordida contrastaba con el filete de carne de tres kilos que se desayunaba a esa hora de la mañana con Irina al mando y Yuri pendiente de cuidar a la encargada del asunto de la nutrición del canino hijo de Putin y de que Irina no perdiera una mano en el proceso.

Rostov tomó el resumen de investigación que hizo Irina de una leyenda que igual que los basquetbolistas lo embelesaba por su altura colosal. Aunque en el lugar donde se corría esa leyenda la gente lo daba por cierto como un Yeti o un Pie Grande, un hombre de ese aspecto no estaba en el libreto de nadie. En Wisconsin el cuento era otro.

Irina entregó a Rostov de su artesa un tríptico folleto sobre el mito del leñador Paul Bunyan: La historia del leñador Gigante, es una larga historia en América del Norte y en todo el mundo. El cuento popular ha ganado el favor del aula de los niños, las atracciones turísticas en los Estados Unidos y en los dibujos animados inmortalizados. Dice la leyenda de Paul Bunyan que al nacer era tan gigantesco que cinco cigüeñas agotadas intervinieron en la entrega del bebé a sus padres en Bangor, Maine. Apenas tenía una semana y ya podía compartir ropa con su padre y terminarse hasta cuarenta tazones de gachas al día. Cuando creció, una de sus enormes hachas construyó el Gran Cañón. En su primer cumpleaños obtuvo un buey azul de confianza como compañero. Babe, cuyas huellas gigantes llenaron de agua y se transformaron en los 10,000 lagos de Minnesota. Paul y Babe el buey azul, crearon un equipo de leñadores imbatibles que podían despejar bosques en un santiamén.

Según la historia de Juliana L’heureux, la leyenda de Paul Bunyan estaba centrada en un sujeto real. Un famoso maderero franco-canadiense llamado Fabian Joe Fournier, nacido alrededor de 1845 en Quebec. Cuando terminó la Guerra Civil, Fournier se dirigió a Michigan porque la tala tenía un salario ampliamente más alto que el mismo trabajo en Canadá en ese momento. Fournier era tremendamente enorme y fuerte, y podía manejar diestramente un hacha de doble pieza. Tenía unas manos enormes y poderosas y medía seis pies de altura. D. Lawrence Rogers también cimentó la afirmación de Juliana en su escrito que sugería una conexión entre Paul Bunyan y las hazañas de Fournier., Lawrence sugirió en su escrito que Fournier fue empleado en la H. M. Loud Company en Grayling, Míchigan de 1865 a 1875.

Gracias a su fascinante altura y manos colosales, Fournier se ganó el apodo de «Saginaw» mientras trabajó como capataz de un equipo maderero en Michigan. Se decía que Fournier tenía dos juegos completos de dientes que ayudaron a morder trozos de rieles de madera. Murió en 1875 y la muerte alimentó numerosos cuentos que giraban alrededor de su vida in the logging camps of Michigan, Wisconsin, Minnesota, and beyond (en inglés). Años más tarde, la leyenda de Fournier se fusionó con la de Bon Jean, otro famoso maderero Franco-Canadiense. Los historiadores dicen que Jean había jugado un papel capital en la asonada de Papineau de 1837 cuando leñadores y otros trabajadores en St., Eustache, Canadá se rebelaron contra el régimen británico de la recién coronada Reina Victoria. Se cree que la pronunciación francesa del nombre Bon Jean dio lugar al apellido Bunyan. En 1914, la firma Red River Lumber, en su búsqueda de darle vida a su esfuerzo publicitario contrató a William Laughead para dibujar panfletos sobre la historia de un hombre gigantesco llamado Paul Bunyan. Es Laughead quien embelleció la historia al agregarle muchos detalles imaginativos. Y de repente, la historia de Paul Bunyan se hizo muy popular en el país. El nacimiento de Paul Bunyan es acreditado a Laughead. Rostov quedó ensimismado soñando ser un gigante cortador de cuellos. Una risa dibujó sus labios.

Hay sujetos que viven toda la vida en un momento. Y los hay que en toda la vida no han tenido un solo instante para tener una. Nicolai había tenido una vida que no buscó. Una que quedó grande. Pero es la que tocó y todos sabían que olvidó qué diablos iba a hacer con ella. Lo único que sabe cierto es que la vida suya y la del coroto, son uno. Perder el coroto, es perderse la vida.

Sus instrucciones serán secuestrar a la doctora Dosel al costo que fuera. Mejor viva que muerta, pero con Rostov y su can lo más seguro era más muerta que viva. Ese resultado es el que no necesita porque se echaría encima a la opinión pública y a la prensa libre y en período preelectoral. La cosa se pondría fea a todo dar y a todo nivel. No estaba seguro si la doctora saldría ilesa con una incursión del coronel infierno.

Sicilia fue siempre Peñón de Gibraltar y Samán de Güere de Nicolai, pilar histórico de su carácter, pero ella, siempre hermética. Como su mujer nunca tuvo que impugnar pero había tras sus ojos chinos algo nebuloso. Algo que las hembras saben operar con histórico esmero: deslealtad, puerta de entrada a la traición. Nicolai, de pendejo nada, de zorro todo.

Madurovia tenía su junta de cucos a diario y si algo evitaba era el tema de su mujer. Tenía más miedo que respeto. En la cama era un torbellino, nada quedaba de pie a su paso, menos la duda de Nicolai, que se escondía tras sobarse su oráculo íntimo: el Mostachev.

En el despacho secreto donde se reunían para el rapto de sabina, Nicolai pensaba en el pájaro carpintero. Y para Nicolai la madera era un médium, el social emblema de origen comunal. Nicolai y Rostov compartían los asombros de la madera, y su nombre aludía a su apellido Madurovia (glosado: Ma-[s]-duro-[de-la]-vía).

Nicolai escuchó de Rostov la leyenda de Paul Bunyan y respondió con la historia del Samán de Güere. Sicilia llegó en el minuto que Nicolai explicaba cómo se conocía del folclor local el Árbol Samán o Árbol de lluvia o dormilón. La primera dama salió al paso al líder y explicó las memorias históricas del Samán…

Si: ¡Así lo conocemos por estos lugares de Dios, coronel Rostov…! Dijo la mujer que se menciona como un campo de Flores.

Ro: Mis respetos señora Si-Cilia. Tengo entendido de usted que gusta de lo natural y especialmente lo vegetal ¿No es así?

Si: Aunque dio en el blanco con mis gustos definitivamente su puntería se ha venido a menos con la Corneja coronel y su salvaguardia todavía es un problema de estado.

Ro: ¡Mil disculpas primera dama…! ¡No pasaran! La primera dama agradeció con un gesto condescendiente de la mano y averiguó el nivel de comprensión concreta del ruso.

Si: ¿Sabía usted porqué le llaman el Árbol de la lluvia o el Árbol Dormilón?

Ro: ¡No madame!

Si: ..Éste árbol, mi coronel, tiene una elegancia particular tanto en la majestuosidad del tamaño que puede alcanzar en madurez (19-20 m), tanto como por la calidad de madera, de las mejores del mundo. Eso sin contar su longevidad que alcanza hasta 3000 mil años de duración. Matusalén es un niño de pecho al lado de la edad milenaria de un Samán.

Ro: ¡Ooooooh! ¿Y lo de los nombres…Lluvia y Dormilón…?

Si: ¡Déjeme terminar coronel! el coronel de nuevo se disculpó con una inclinación…

Si: El Samán de Güere es el nombre dado a un árbol de samán (Samanea saman) Venezolano declarado monumento nacional (1933) por Juan Vicente Gómez. Junto al árbol hay elementos de la Independencia de Venezuela, cañones y rifles de la época que rodean de cerca el árbol. Actualmente el árbol y su ambiente constituyen un monumento histórico natural que incluye haber sido visitado por Bolívar y sus tropas en su paso por Aragua.

Descrito por Alexander von Humboldt como un árbol de 180 metros de contorno en su punto ancho. Con Humboldt, otros científicos, historiadores, poetas y artistas dedicaron segmentos al Samán en sus obras incluyendo: Andrés Bello, Rafael María Baralt, Fernando Bolet y Jacobo Borges.​ Bello en Londres, escribió un poema titulado Alocución a la poesía, donde compara al Libertador Simón Bolívar con el Samán de Güere.

El Samán de Güere recibió su nombre del valle de Güere, vasto territorio entre las poblaciones de Turmero y Maracay. La palabra es de origen indígena “arawak” y significa «zona de rayado»​ probablemente por la tierra que sitiaba al monumento donde sembraban, cosechaban y rayaban yuca en la preparación del casabe indígena.​ Una montaña de pequeña altura en la vecindad de Turmero, también es llamada Güere, al igual que el Río Güere, que pasa desde el estado Anzoátegui y vierte el Mar Caribe. Güere es el nombre de una pequeña población de indígenas que vivían en la orilla de diferentes puntos del Río Güere. Un censo realizado por Pedro de Brizuela identificó unos 200 indígenas Güere del S.XVII.

En 1957 cayó de la copa una rama que acabó matando a un hijo del samán que había sido sembrado a su lado. En homenaje al hecho, el presbítero de la zona compuso el Himno al Samán de Güere: «Aunque tu tronco hiere la garra de los siglos, tu gloria nunca muere». El primer y más exhaustivo estudio del Samán de Güere fue hecho por el biólogo alemán Alexander von Humboldt durante sus viajes entre 1799–1804 por América. En Venezuela, el 7 de febrero de 1800 parte con un grupo de 18 personas desde Caracas rumbo al Orinoco.​

Rostov, que admiraba a Hitler, sentía debilidad por el teutón Humboldt al punto que la geometría de notables era un cuadrangular de las Bermudas entre Mendelssohn, Bunyan, Sky Hook, y el Samán de Güere… la directora de la Fundación y primera dama, continuó:

Si: Durante el viaje visitaron gente conocida de la región central del país incluyendo Don José de Manterola cuya hacienda estaba a orilla del Río Tuy; el erudito Gerónimo Enrique de Uztáriz y Tovar con quien Simón Bolívar vivió un tiempo y donde conoció a su esposa María Teresa del Toro y Alayza; Francisco Rodríguez del Toro «El Marqués del Toro» y General de Guerra de Independencia de Venezuela; y probablemente también en la hacienda de la familia del futuro presidente de Venezuela Manuel Felipe de Tovar.​ Fue tan popular la descripción de A. Humboldt del árbol que desde entonces los viajeros teutones le llamaban «Árbol de Humboldt». Simón Bolívar dijo que el «barón Humboldt ha hecho más bienes a América que todos sus conquistadores».​

Ro: Pavel exclamó como si estuviera en un brindis… ¡Nostrovia! Sicilia siguió…

Si: Humboldt midió el árbol el diámetro de aproximadamente 60 m con un tronco irregular y retorcido de 2,8 m de diámetro y una altura de 19 m. Humboldt mencionó en su reporte que el árbol tuvo pocos cambios desde la colonización española de Venezuela. Humboldt estimó que el samán podría ser tan viejo como el Drago milenario de Icod de los Vinos.​ Otro científico alemán Anton Goering, al describir la variada flora de Venezuela, destacó la presencia del árbol, afirmando que su copa es tan inmensa que hasta mil hombres podían pararse bajo su sombra.

Dos años antes de morir Humboldt recibió visita del fotógrafo húngaro Pál Rosty de Barkócz (1830-1874) quien le obsequió un álbum de fotografías tomadas en 1857-1858 que incluía la primera foto del samán. Humboldt revisó el libro y cuando llegó a la foto se llenó de emoción llevando la mano a su frente y exclamando: «ese hermoso árbol, está lo mismo ahora sesenta años: ninguna de sus grandes ramas se ha doblado; está exactamente tal como lo contemplé con Bonpland».​ Rosti fue el primero en registrar la imagen del samán. La foto se encuentra en el Museo Nacional de Budapest. En su reporte Rosti menciona que «el árbol tiene fama y es respetado en toda Venezuela, lo cuidan con esmero y el pueblo tiene veneración por él».​

La primera dama y combatiente tomó un sorbo de agua mientras por adentro sonreía al ver la cara de cándido de Rostov, cómo contrastaba con el perfil de asesino. Todo asesino es un cobarde crónico que de tanto temor se obliga a ser temerario, pero nunca es valiente, pensó con los labios humedecidos, y continuó con la interesante síntesis…

Si: El Samán de Güere fue punto fijado de reunión y descanso de varios líderes de la independencia y sus tropas así como de sus enemigos. Las tropas españolas acamparon bajo la sombra del Samán con la Batalla de San Mateo donde obtuvo la inmortalidad el héroe neogranadino Antonio Ricaurte. Simón Bolívar tomó clases de Andrés Bello bajo el Samán de Güere y luego se detuvo en más de una estimación para descansar y planear sus movimientos como parte de la Campaña Admirable.

Si: El dictador Juan Vicente Gómez rindió un tributo protocolar al Samán de Güere el 24 de julio de 1926, ​cuya ceremonia incluyó el discurso más importante del evento por el sacerdote Carlos Borges. Gómez rodeó el árbol con una cerca semi-protectora hecha de 419 fusiles con sus respectivas bayonetas, construyó un arco que sirve de entrada al monumento y asentó dos cañones decorativos.​ El dictador como pago a su guardaespaldas Tarazona le concedió varios terrenos que rodean e incluyen al Samán de Güere. Gómez luego convirtió al samán en monumento nacional en 1933. Gómez, quien promulgaba con frecuencia su rol de albacea y heredero de múltiples glorias bolivarianas, declaró al Samán de Güere el «dios de los venezolanos».​

Por la puerta de despacho Irina detuvo la amena charla instructiva para avisarles que los esperaba inmediatamente el presidente Madurovia en el despacho. Sicilia y Rostov al escuchar a la señorita Irina hablar, se pararon como buenos pupilos y silentes y cabizbajos se fueron a la reunión donde el pájaro loco convocaba a su nido a las serpientes de palacio.

MAFC

Pulsa aquí para apoyar la libertad de expresión en Venezuela. Tu donación servirá para fortalecer nuestra plataforma digital desde la redacción del Decano de la Prensa Nacional, y así permitir que sigamos adelante comprometidos con la información veraz, como ha sido nuestra bandera desde 1904.

¡Contamos contigo!

Apóyanos aquí

QOSHE - #OPINIÓN La ingeniera psíquica o la psíquica de la Ingeniería (Parte IX) #5Sep - Marco Antonio Faillace
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

#OPINIÓN La ingeniera psíquica o la psíquica de la Ingeniería (Parte IX) #5Sep

5 1 7
05.09.2022

“La elección más importante para un hombre en cuanto a su

…capacidad para trascender, es crear o destruir, amar u odiar”

Eric Fromm

“El crimen mata la inocencia para conseguir un premio y la inocencia

…lucha con todas sus fuerzas contra los intentos del crimen”

Maximilien Robespierre

“Podemos perdonar fácilmente a un niño que teme a la oscuridad, pero la

…verdadera tragedia de la vida es cuando los adultos le temen a la luz”

Platón

Rostov revisaba el procedimiento para la estrategia antes de ir a la cita en Miraflores con la primera dama. Sobre el bureau estaba el folletín con los datos de Sky Hook leído a Yuri y Mijaíl. Irina Kukova, secretaria de Rostov, atendía los correos de turno, enviaba las respectivas contestaciones y atendía la jaula de Atila, pues Rostov daba un especial cuido a sus bestias come gente. Atila no había probado la carne humana. Tal vez DD sea la primera de sus banquetes en la bandeja de plata azteca de su antecesor, su progenitor, Calígula.

La idea era raptar a DD y usarla como pieza de cambio. Para eso había que iniciar con la eliminación de TJ. En ese caso estudiaba la entrada de Atila que era un cachorro de dos años del tamaño de un potrillo. Atila era muy diferente a su padre. No ladraba y gruñía con los colmillos expuestos. Una bestia salvaje e impredecible. De perro nada, de lobo todo

Atila mordía una pieza de madera como un hueso para mantener limpia la dentición. La blanca mordida contrastaba con el filete de carne de tres kilos que se desayunaba a esa hora de la mañana con Irina al mando y Yuri pendiente de cuidar a la encargada del asunto de la nutrición del canino hijo de Putin y de que Irina no perdiera una mano en el proceso.

Rostov tomó el resumen de investigación que hizo Irina de una leyenda que igual que los basquetbolistas lo embelesaba por su altura colosal. Aunque en el lugar donde se corría esa leyenda la gente lo daba por cierto como un Yeti o un Pie Grande, un hombre de ese aspecto no estaba en el libreto de nadie. En Wisconsin el cuento era otro.

Irina entregó a Rostov de su artesa un tríptico folleto sobre el mito del leñador Paul Bunyan: La historia del leñador Gigante, es una larga historia en América del Norte y en todo el mundo. El cuento popular ha ganado el favor del aula de los niños, las atracciones turísticas en los Estados Unidos y en los dibujos animados inmortalizados. Dice la leyenda de Paul Bunyan que al nacer era tan gigantesco que cinco cigüeñas agotadas intervinieron en la entrega del bebé a sus padres en Bangor, Maine. Apenas tenía una semana y ya podía compartir ropa con su padre y terminarse hasta cuarenta tazones de gachas al día. Cuando creció, una de sus enormes hachas construyó el Gran Cañón. En su primer cumpleaños obtuvo un buey azul de confianza como compañero. Babe, cuyas huellas gigantes llenaron de agua y se transformaron en los 10,000 lagos de Minnesota. Paul y Babe el buey azul, crearon un equipo de leñadores imbatibles que podían despejar bosques en un santiamén.

Según la historia de Juliana L’heureux, la leyenda de Paul Bunyan estaba centrada en un sujeto real. Un famoso maderero franco-canadiense llamado Fabian Joe Fournier, nacido alrededor de 1845 en Quebec. Cuando terminó la Guerra Civil, Fournier se dirigió a Michigan porque la tala tenía un salario ampliamente más alto que el mismo trabajo en Canadá en ese momento. Fournier era tremendamente enorme y fuerte, y podía manejar diestramente un hacha de doble pieza. Tenía unas manos enormes y poderosas y medía seis pies de altura. D. Lawrence Rogers también cimentó la afirmación de Juliana en su escrito que sugería una conexión entre Paul Bunyan y las hazañas de Fournier., Lawrence sugirió en su escrito que Fournier fue empleado en la H. M. Loud Company en Grayling, Míchigan de 1865 a 1875.

Gracias a su........

© El Impulso


Get it on Google Play