We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

#COLUMNA el rincón de los miércoles #22Ene

2 2 0
22.01.2020

Las últimas columnas dedicadas a la ciudad de Barquisimeto han provocado la reacción de lectores, que muestran también su preocupación por la falta de interés de quienes tienen la responsabilidad de administrarla. También, y con razón, de unos ciudadanos irresponsables que contribuyen al deterioro y el caos reinante de una urbe que fue una vez orgullo de todos los guaros y barquisimetidos. La capital larense huele mal porque se ha convertido en un botadero público de desperdicios y depósitos de excrementos de todo tipo, además de ruinas que amenazan la seguridad de los viandantes, especialmente en el centro y en los aledaños. El aseo urbano hace lo que puede, pero no da abasto para recoger la basura diaria por falta de vehículos apropiados y de un personal debidamente entrenado para esa misión. Los malos olores, como es de suponer, resulta insoportable para propios y extraños. Los parques barquisimetanos, olvidados por la........

© El Impulso