We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

#OPINIÓN Cronicario: Ángel “Catirito” Rivero encontraba una noticia en cualquier parte #7Ago

3 1 1
07.08.2020

Muchos de mis alumnos en la universidad creían que ese reportero irreverente, creativo y audaz citado por mí era una invención como recurso didáctico para motivarlos a ser exhaustivos en sus investigaciones y hasta un día me retaron llevarlo al aula, mostrarlo de carne y huesos.

Guionista de cine, fabulador, humorista y fino redactor, Ángel “Catirito” Rivero existió y sus vivencias y anécdotas forman parte de la historia cotidiana del diarismo entre quienes tuvimos la fortuna de conocerlo y saber de sus acciones en el ejercicio del periodismo. Hace años, El Impulso editó un tabloide vespertino en competencia con otro de empresa similar y encomendaron a Riverito –como lo llamaron también– cubrir los sucesos menores donde cumplió una singular tarea.

En el boletín policial se encontró una riña en un patio de bolas en El Valle donde un jugador llamado Luis Herrera, homónimo del presidente, perdió el juego y la jugosa apuesta al errar un “boche” y sus compañeros lo agredieron y tituló:

Herido Luis Herrera por pelar bola.

La bella Desiree Rolando, ex miss Venezuela 1973, ex modelo y animadora de televisión se aficionó al tiro al blanco y una vez los ladrones aprovecharon un viaje suyo, entraron a su casa y cargaron con sus pistolas. Ella acudió a la policía a la denuncia respectiva, agregando que de nuevo compraría unas armas para seguir en su deporte favorito, a lo cual el agudo reportero tituló:

Desiree Rolando seguirá tirando.

En otra ocasión cubría El Impulso en Miraflores, cuando había oficina de prensa en el palacio de gobierno. Muy contento salió el ministro de la Defensa para anunciar al país el final de la odiosa recluta para cubrir los cupos en las filas de alistamiento militar. Eso es falso ministro, le dijo categórico. Anoche por mi casa, en El Valle, estaba la camioneta de la prefectura recogiendo jóvenes por la fuerza para llevarlos obligados a la filas del ejército. Mayúscula sorpresa se llevó el general quien con su mayor desagrado se disculpó y aunque ofreció investigar el asunto, le pidieron al periódico el cambio del atrevido periodista.

Reportero de Ciudad en El........

© El Impulso


Get it on Google Play