We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

#OPINIÓN Cronicario: La herencia totalitaria de los caudillos convirtió a Padrino López en el gran elector #10Jul

4 2 3
10.07.2020

Emulando a los tiranos militares del siglo XIX, Antonio Guzmán Blanco o Joaquín Crespo, quienes decidían los postulados al poder o al mismo estilo del general Juan Vicente Gómez, quien quitaba y ponían presidentes a su capricho, el ministro de la Defensa Vladimir Padrino López acaba de anunciar que la oposición “nunca podrá ejercer el poder político en Venezuela”.

Al actuar como dirigente del Psuv, se confesó “el gran elector”, pasándose por el forro del uniforme a la mejor Constitución del mundo, como la llamara el difunto comandante Chávez y en particular el artículo 328 que establece a la FAN como una institución esencialmente profesional, sin militancia política, organizada por el Estado para garantizar la independencia y soberanía de la Nación y asegurar la integridad del espacio geográfico y en el cumplimiento de sus funciones, al servicio exclusivo de la Nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política alguna con la disciplina, la obediencia y la subordinación como pilares fundamentales.

En su pose de caudillo, ignora que el 330 de la Carta Magna asegura a los integrantes de la FAN en situación de actividad el derecho al sufragio sin que les esté permitido optar a cargo de elección popular, ni participar en actos de propaganda, militancia o proselitismo político, como ha hecho este militar de mentalidad del siglo XIX.

El pasado domingo 5 de julio, al culminar los actos protocolares por 209 años de la firma del Acta de la Independencia, el ministro Padrino López, sorprendió a todo el mundo al asegurar que la oposición “no pasarán, no serán poder político jamás en la vida mientras exista una Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) como la que hoy tenemos, antiimperialista, revolucionaria y bolivariana, yo creo que es bueno que lo entiendan”.

Quizás pudiera decir como Aristóbulo Istúriz que Padrino “se fumó una lumpia” al olvidar, como dice la Constitución en su segundo artículo,........

© El Impulso