Es innegable que actualmente existe una percepción, focalizada en no más del 20 por ciento de la población y que tiene importante presencia en las redes sociales y círculos de opinión, respecto a que Venezuela ha mejorado en algo su situación económica. Para no entrar en muchos detalles e iniciar polémicas estériles sobre indicadores estadísticos, lo más saludable es leer los resúmenes de noticias que colocan en los diferentes grupos virtuales. Índices de desnutrición en niños en cifras alarmantes y criminales, carencia grave de agua en todas partes del país, venezolanos muertos cruzando el Darién, el Río Bravo o los páramos andinos, cortes de luz a diario y en todo el territorio nacional, un salario mínimo que compra solamente un diez por ciento de la canasta alimentaria, colapso total del sistema público de salud, control de las fronteras por grupos armados irregulares y un gran vacío legal debido a la falta de un sistema de justicia interna que satisfaga los estándares internacionales, ausencia de justicia certificada por la Corte Penal Internacional y por ello la presencia en nuestro país de una oficina del Fiscal de esa corte, Karin Khan.

Para nada se ha normalizado Venezuela, pero debemos admitir que existe una sensación, positiva, en el sentido que estamos mejorando y eso antes que criticarlo debemos promoverlo, con acciones tuteladas por la Constitución y vinculadas con las expectativas de las organizaciones que se han puesto a la vanguardia en esta lucha por salvar a Venezuela del caos en el cual todavía se encuentra.

Claro que con el esfuerzo mancomunado del sector político y los empresarios del sector privado se puede acometer con fuerza y esperanza una cruzada nacionalista para rescatar al país de la miseria en que se encuentra, el mejor ejemplo fueron las Ferias de Carora, donde un alcalde surgido de la Sociedad Civil y con el apoyo pleno de los actores económicos de la localidad promovió unas festividades que sirvieron de renacimiento espiritual para el pueblo tórrense, allí hubo también colaboración del gobierno regional, hay que reconocerlo, ello es ejemplo perfecto de las grandes posibilidades que tenemos en nuestro país para que por medio del trabajo conjunto y armónico podamos adelantar camino hacia la prosperidad que nos merecemos.

Venezuela para nada se ha normalizado, afirmarlo es un gran cinismo, una bofetada a quienes padecen hambre, enfermedades sin tratamiento, violación de sus derechos humanos, carencia de agua y electricidad y en fin, padecen todo tipo de penurias nacidas de la ruina económica que nos hundió en el foso de la pobreza a nivel mundial. Pero estamos en modo sobrevivencia y gracias a esta lucha hemos activado el músculo del optimismo y producto de ese esfuerzo vemos mejoras, muy parciales pero alentadoras, dentro del cuadro aun desolador de la situación socioeconómica de nuestro país.

Cómo seguir luchando poniendo los pies en la tierra y la mente en objetivos viables y morales, muy sencillo, apegándonos a los paradigmas y los dispositivos constitucionales. Por ejemplo, en el caso de los empresarios recordemos que nosotros, Movimiento DECODE, solicitamos una derecho de palabra a la cúpula de Fedecámaras reunida en Barquisimeto donde le ofrecimos pleno apoyo en sus acercamientos y acuerdos con el gobierno de Maduro para mejorar la producción económica nacional, un solo pedimento le hicimos, que todo acuerdo debía estar tutelado por nuestra Carta Magna y que por ende el basamento de los entendimientos debía tener consistencia legal y no quedará condicionada a la incertidumbre de las promesas verbales. Para validar este apoyo quedó designado como nuestro enlace con Fedecámaras el ingeniero Giorgio Renni. En momentos cuando el escenario nacional es proclive a la profundización de estos acuerdos, ratificamos nuestro respaldo a la dirigencia empresarial, en los mismos términos que indicamos en el derecho de palabra que generosamente nos concedieron a principios de año.

En ese espacio manifestamos que no nos oponemos a que el empresariado venezolano llegue a ciertos acuerdos con el gobierno, pero fundamentalmente con la idea de superar la crisis social que vive nuestro pueblo. Mal podría DECODE ponerse una gringola que solo le permite ver y luchar hacia la consecución del fin de este régimen basado en la arbitrariedad y la corrupción, sin advertir las calamidades que afligen a la gente humilde de la nación y no hacer algo por reducir sus infortunios.

Pero advertimos que tales acuerdos deberían tener también otro requisito indispensable que es el realizarlos dentro del marco constitucional y legal. Las trapisondas propias del oficialismo con sus opacos negocios propios de los “enchufados” deben quedar por fuera. Sabemos, no somos ilusos, que la función propia del empresariado es hacer prosperar sus negocios con base en las ganancias que produzcan sus actividades, pero también sabemos que hay maneras lícitas, decentes, de lograr tales fines y es a ello a lo cual apuntamos.

Nuestro principal objetivo es y seguirá siendo colaborar con poner fin a este indecoroso régimen, obscena e impunemente corrupto, pero ello no nos cierra el entendimiento para advertir el drama popular del ciudadano, que ante sus penurias poco le importa la política partidista indiferente ante sus gravísimas dificultades. Es pues fundamental que los partidos también pongan sus esfuerzos al servicio de la sencilla gente del pueblo, olvidando la apetencia personal de su dirigencia, la cual es la única vía de recuperar el apoyo popular.

Jorge Rosell y Jorge Euclides Ramírez

Pulsa aquí para apoyar la libertad de expresión en Venezuela. Tu donación servirá para fortalecer nuestra plataforma digital desde la redacción del Decano de la Prensa Nacional, y así permitir que sigamos adelante comprometidos con la información veraz, como ha sido nuestra bandera desde 1904.

¡Contamos contigo!

Apóyanos aquí

QOSHE - #OPINIÓN Visión Ciudadana: Venezuela no se ha normalizado #7Jul - Jorge Rosell Y Jorge Euclides Ramírez
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

#OPINIÓN Visión Ciudadana: Venezuela no se ha normalizado #7Jul

5 2 2
07.07.2022

Es innegable que actualmente existe una percepción, focalizada en no más del 20 por ciento de la población y que tiene importante presencia en las redes sociales y círculos de opinión, respecto a que Venezuela ha mejorado en algo su situación económica. Para no entrar en muchos detalles e iniciar polémicas estériles sobre indicadores estadísticos, lo más saludable es leer los resúmenes de noticias que colocan en los diferentes grupos virtuales. Índices de desnutrición en niños en cifras alarmantes y criminales, carencia grave de agua en todas partes del país, venezolanos muertos cruzando el Darién, el Río Bravo o los páramos andinos, cortes de luz a diario y en todo el territorio nacional, un salario mínimo que compra solamente un diez por ciento de la canasta alimentaria, colapso total del sistema público de salud, control de las fronteras por grupos armados irregulares y un gran vacío legal debido a la falta de un sistema de justicia interna que satisfaga los estándares internacionales, ausencia de justicia certificada por la Corte Penal Internacional y por ello la presencia en nuestro país de una oficina del Fiscal de esa corte, Karin Khan.

Para nada se ha normalizado Venezuela, pero debemos admitir que existe una sensación, positiva, en el sentido que estamos mejorando y eso antes que criticarlo debemos promoverlo, con acciones tuteladas por la Constitución y vinculadas con las expectativas de las organizaciones que se han puesto a la vanguardia en esta lucha por salvar........

© El Impulso


Get it on Google Play