Estamos en proceso de realizar unas primarias para escoger un candidato opositor unitario, proceso en el cual los políticos son esenciales aunque el seleccionado resulte ser un independiente, ya que el peso de la campaña electoral recaerá sobre los partidos políticos y por ello nos toca a los miembros de la sociedad civil dignificarlos y darles aliento.

Los políticos son víctimas o sujetos del más severo escrutinio público que pueda tener algún oficio, sin las ventajas que tienen cantantes, deportistas y actores cuyo éxito se mide por sus ganancias, porque ellos (los políticos) si tienen algún dinero pasan a ser sospechosos de haberlo conseguido de manera ilegal o al menos inmoral.

Y no es que exista una saña visceral en su contra, simplemente que ellos están predestinados a la desilusión porque en su camino hacia el triunfo van dejando promesas que no pueden cumplir y a la larga son víctimas lógicas del desencanto popular. Esta triste realidad la han vivido la gran mayoría de políticos exitosos , quienes luego de abandonar el Poder son expuestos a miles de cuestionamientos, razonados o simplemente emotivos, y la única manera cómo algunos han podido escapar a estos ciclos es con la muerte súbita que los convierte en leyenda, algo en verdad extraño o poco común porque por lo general los políticos son extremadamente longevos y poseedores del secreto de la eterna juventud porque a los sesenta, setenta e incluso los ochenta y más andan finitos y con una salud envidiable porque ni siquiera gripe les da, cosa explicable debido a que nunca se jubilan, siempre andan con un nuevo proyecto y por ello generan gran cantidad de hormonas longaevitas que los mantienen como quesoepulpero, siempre frescos sin importar el tiempo.

No existe un manual que indique cómo surge un político ni cuál es la mejor profesión o actividad que le sirva de base. Lo cierto es que ellos aparecen de pronto, se instalan como figuras públicas, hablan y disertan sobre diferentes temas, denuncian y luchan por algún problema y así, al poco tiempo se convierten en personas elegibles para cualquier función pública, sin que para ello tengan que llenar cualquier otro requisito .

Pero aunque parezca fácil ocupar un espacio político esta tarea es harto complicada, exigente y azarosa. Es totalmente falso que los políticos no trabajan, que son vagos, ociosos y hedonistas. En verdad tienen un trabajo divertido porque les toca hacer de diablos cojuelos y andar metidos en todos los problemas ajenos posibles y ello siempre es entretenido. Pero además sus labores no tienen horario y tienen que estar disponibles en todo momento para reuniones, conferencias, caminatas, almuerzos, bailes, cabildeos y cualquier otra forma de agrupamiento donde estén más de tres personas. Para cumplir con estas obligaciones deben tener un estomago de hierro porque según el convite puede haber escocés o lavagallos, huevos de esturión o ñemas con sardinas y a todo tienen que meterle diente y garganta con entusiasmo porque si no quedan descalificados nada más en el arranque.

Los políticos de Venezuela al igual que sus colegas de todas las partes del mundo funcionan dentro de este marco pero tienen un grave problema agregado, no están de moda. Sí, los políticos como los cantantes y los actores sufren de las cambiantes actitudes del público y algunas veces están en el top de la popularidad y otras apartados en los almacenes del olvido. Lamentablemente los políticos locales no están de moda, casi todos ellos tuvieron altas posiciones, son duchos en elaborar estrategias, saben comportarse ante las cámaras y los micrófonos, saben dar la mano y son oportunos en el saludo y la palabra amistosa, pero no están de moda y aunque sean muy buenos en su oficio como en la canción lo fueron una vez Julio Iglesias y José Luis Rodríguez, ahora no tienen seguidores que aplaudan sus apariciones públicas.

No obstante ninguna Democracia funciona sin políticos y en nuestro país si los votantes de oposición quieren participar en elecciones para reafirmar sus convicciones democráticas no tienen más remedio que darle su apoyo a estos políticos, quienes como ya anotamos antes no se ponen viejos y a diferencia de los cantantes que se deprimen con la soledad y no regresan, ellos(los políticos) son como el ave fénix que renace de las cenizas convertidos en unos carajitos guachamarones.

Y como apunte final es de justicia reconocer que estos políticos, con todo y la validez que puedan tener las críticas que les hacen, tienen años dándole sin tregua. Es verdad que no han visto luz en pasadas elecciones, pero allí están, como la sal que debe usarse de a poquito pero que al mismo tiempo es imprescindible.

Regalémonos un poquito de alegría y veamos a nuestros políticos con más jovialidad y menos drama. Dios con nosotros.

Jorge Euclides Ramírez

Pulsa aquí para apoyar la libertad de expresión en Venezuela. Tu donación servirá para fortalecer nuestra plataforma digital desde la redacción del Decano de la Prensa Nacional, y así permitir que sigamos adelante comprometidos con la información veraz, como ha sido nuestra bandera desde 1904.

¡Contamos contigo!

Apóyanos aquí

QOSHE - #OPINIÓN Políticos y primarias #27Nov - Jorge Euclides Ramírez
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

#OPINIÓN Políticos y primarias #27Nov

5 2 6
27.11.2022

Estamos en proceso de realizar unas primarias para escoger un candidato opositor unitario, proceso en el cual los políticos son esenciales aunque el seleccionado resulte ser un independiente, ya que el peso de la campaña electoral recaerá sobre los partidos políticos y por ello nos toca a los miembros de la sociedad civil dignificarlos y darles aliento.

Los políticos son víctimas o sujetos del más severo escrutinio público que pueda tener algún oficio, sin las ventajas que tienen cantantes, deportistas y actores cuyo éxito se mide por sus ganancias, porque ellos (los políticos) si tienen algún dinero pasan a ser sospechosos de haberlo conseguido de manera ilegal o al menos inmoral.

Y no es que exista una saña visceral en su contra, simplemente que ellos están predestinados a la desilusión porque en su camino hacia el triunfo van dejando promesas que no pueden cumplir y a la larga son víctimas lógicas del desencanto popular. Esta triste realidad la han vivido la gran mayoría de políticos exitosos , quienes luego de abandonar el Poder son expuestos a miles de cuestionamientos, razonados o simplemente emotivos, y la única manera cómo algunos han podido escapar a estos ciclos es con la muerte súbita que los convierte en leyenda, algo en verdad extraño o poco común porque por lo........

© El Impulso


Get it on Google Play