We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

#OPINIÓN El esfuerzo de Raúl Riera #26Sep

5 2 1
26.09.2021

Dedico este artículo a Socatorres en su 41 aniversario.

A Raúl Riera Zubillaga lo entrevisté sobre el Central Pastora, factor clave de la cañicultura en el Municipio Torres y parte del Estado Trujillo. Comparto nuevamente esta entrevista con los lectores, en momentos cuando el país necesita con urgencia la activación de todas sus fuerzas productivas y este Central representa para Carora una empresa esencial.

Recién llegado de Sao Paulo, Brasil, donde se graduó de médico veterinario, Raúl Riera Zubillaga ingresa a la junta directiva del Central Pastora. Eso ocurrió en 1965. Por ello acompañó desde un comienzo las emprendedoras iniciativas de Manolo Riera orientadas a transformar un pequeño centralito para la molienda de caña de las haciendas familiares, en una gran industria de envergadura nacional.

Nos relata el doctor Raúl Riera que al suceder la lamentable e irreparable pérdida de Manolo Riera, en 1970 el se encarga desde la Presidencia de la empresa de darle continuidad a todos los planes originales y de empujar las ideas hasta su cristalización exitosa.

Recuerda el entrevistado que antes de procesar azúcar refino y según convenio con Gustavo Vollmer el Central Pastora se constriño a producir solamente meladura, la cual posteriormente era procesada en el Central El Palmar para obtener el azúcar refino. Esta idea provino de Gustavo, quien nos indicó que no era viable montar un gran Central de una vez y que por ello el nos acompañaba en el proyecto con equipos usados, los que compramos en las Islas Vírgenes, para inicialmente producir exclusivamente meladura. En esta condición permanecimos varios años. Lo importante es que fuimos el único Central de Meladura que existió en el país, con un criterio de futuro basado en un cronograma sobre el cual pusimos un empeño extraordinario.

Este Central de Meladura comienza moliendo la caña de las haciendas propiedad de los socios, Montevideo, La Pastora, La Libertad y progresivamente otras que también estaban en manos de la familia pero orientadas a la tradicional cría de ganado, como es el caso de Boraure.

A la pregunta de cómo un ganadero como lo era él, con las expectativas de manejar una finca de reses y con una profesión ajena al mundo de la caña,........

© El Impulso


Get it on Google Play