«El principio del saber es la honradez».
Crisanto Gregorio León

Y no son todos los que están, ni están todos los que son. Pero es tan grande la excepción que casi constituye la regla en la institución que ha sodomizado el coronel psicópata. Entre talentos serviles y mentes pequeñas, el narcisista castrense es el damn leprechaun.

La respuesta la encontramos en las raíces de la psicología positiva. Ralph Waldo Emerson, habló de la necia consistencia. «Aquellos que no tienen una mente muy desarrollada son los más fáciles de convencer». En consecuencia en la institución, el coronel psicópata manipula las mentes de la gente sin estudios aunque con oficios, pero también manipula las mentes de la gente con profesiones, de personas egresadas de una universidad. Y se aprovecha de la necia consistencia a que alude Emerson, pues se trata de gente con mentes poco desarrolladas, pero también con una comprometida mala reputación. Allí tenemos a los monos voladores, a quienes convierte en sus socios y en sus cómplices porque los puede dominar, les puede manipular las mentes. No importa si son administrativos, obreros o gente universitaria con títulos de cuarto nivel, pues el denominador común entre estos esclavos y súbditos del psicópata, entre estos monos jalabolas es que no tienen una mente muy desarrollada. Si la tuvieran, no se dejaran manipular o al percatarse de ello, lo eludirían de alguna forma.

Compartía criterios con un psicólogo amigo, entre ellos las razones por las cuales en la institución parasitada por el coronel psicópata, es alarmante de cómo un par de obreros manipulan a otros obreros y algunos profesionales a su vez manipulan a otros profesionales, todo por cuenta del coronel psicópata a quien le rinden genuflexión. Pues sí, se le arrodillan al coronel fallido y como focas le aplauden sus crímenes y como eunucos mentales o castrados cerebrales participan en su idiotez moral en el juego «adivina quién es más rastrero» o «adivina quién es más corrupto».

Emerson expuso con una claridad meridiana, las razones por las cuales, una consistencia necia es el duende de las mentes pequeñas. En efecto, en la institución parasitada por el coronel psicópata hay gente que por no leer un texto más complejo que la revista Condorito, podríamos caer en el error de «justificar» que por cuya falta de estudios donde el pensamiento analítico, el holismo y el pensamiento crítico científico son decisivos, ellos no puedan darse cuenta que son utilizados y manipulados para el mal y para la corrupción. Se dejan manipular porque tienen mentes pequeñas, son corruptos y les gusta cometer delitos. Sin embargo para ser una persona honesta y decente ningún estudio formal es necesario, salvo las orientaciones que se reciben en la familia, en la casa, en el hogar. Hay gente sin estudios que por cuya formación familiar en principios y en valores son unos verdaderos científicos en las artes de la honradez y el decoro, la moral y las buenas costumbres y para eso no es necesario egresar de una universidad.

Unos obreros que hurtan bajo la mirada complaciente del coronel narcisista, los insumos de limpieza, el departamento de computación, los alimentos, los uniformes para venderlos, y todo cuanto puedan ratear, además de faltar alegremente al trabajo sin ninguna sanción, esos no son solamente unos eunucos mentales, sino unos eunucos espirituales, unos analfabetas espirituales. Estos obreros son apóstatas, disfrazados de cristianos que le echan bolas al robo y a la depravación de las normas, con tal de entregarle su dignidad al coronel psicópata a quien le lengüetean las suelas. Estas son las consecuencias psicosociales de tener como jefe a un psicópata.

Pero también hay profesionales de los cuales me niego a creer que hayan comprado o falsificado sus títulos, o se hayan copiado, porque es la única forma de entender tanto servilismo y que se entreguen al esclavismo voluntario, a una burla ignominiosa a la ética, a la moral y a las leyes. Una ignorancia supina; como ha hecho el coronel psicópata usurpando un pergamino que obtuvo bajo el influjo de sus circunstancias y sobornando con bolsas de comida para acallar los estómagos de la gente a quienes previamente se las hurtó. Te soborno con lo que te robé y tómalo como una esplendidez de mi parte para que apruebes mi fraude y guardes silencio alcahueta. Pero de todo hay en el antro del psicópata. Esos son los efectos de la castración de la conciencia, gente de mentes serviles y pequeñas.

Argüirán los profesionales que fungen de monos voladores del coronel psicópata que ellos saben mucho, que son la quintaesencia del conocimiento y de los saberes académicos, que ellos son muy talentosos, a lo que un mantuano latinoamericano respondería que «el talento sin probidad es un azote».

En efecto, para el coronel psicópata las mentes menos desarrolladas en la institución, constituyen la tierra fértil para él porque son los más fáciles de convencer con sus mentiras y engaños. Son los más fáciles de convencer para que cometan fraudes y delitos, todo tipo de felonías e irrespeten a los profesionales que si son decentes y correctos. A estos últimos el coronel psicópata los persigue y los humilla a través de gente con mentes pequeñas o muy poco desarrolladas. Y lo hace a través de esta gente que no tiene escrúpulos, para que nadie sepa que es su mano quien los borra del grupo, que es la mano del coronel felón quien a través de otras manos de gente que le gusta ser utilizada, ataca la autoestima de las personas de valía. Este maldito coronel. Son las mentes menos desarrolladas las que él puede manipular para sembrarles la idea de que lo aberrado es normal y que no tiene consecuencias cometer delitos si los cometen para él, porque él los protegerá.

Entre las mentes menos desarrolladas podemos encontrar no sólo a obreros sino también a profesionales altamente titulados, pero con una mente pigmea porque no saben nada ni siquiera una buena ortografía o porque compraron o falsificaron sus títulos o porque aun siendo legítimos sus pergaminos se las ingeniaron para graduarse sin que mediara ningún talento que no fuera la deshonra y el fraude académico, o que sin haber hecho fraude académico no tienen ni una pizca de principios éticos ni morales y se dejan sugestionar y sobornar la conciencia y que le partan la dignidad.

Esta gente indigna con talentos serviles y mentes pequeñas, causan daño a otras personas por la sola orden del coronel psicópata, porque él es tan cobarde que hace que otros peleen sus batallas. Una estrategia del maquiavelismo de su triada oscura. Y quienes se dejan usar son tan cómplices y responsables de las criminalidades del coronel psicópata. El coronel psicópata convierte a obreros y a profesionales en delincuentes y ellos fácilmente se dejan convertir porque tienen talentos serviles y mentes pequeñas. La extorsión y la violación a los derechos humanos son los delitos preferidos del felón narcisista y de sus monos voladores.

En esta era de las redes sociales, algún empleado se ha sobresaltado porque sin mediar razón han pretendido atacarle la autoestima, sin mediar ninguna razón cristiana lo han eliminado del grupo de sus compañeros de trabajo, para escarmentarlo y castigarle. Eso le gusta al coronel psicópata narcisista, es que él tiene problemas en la amígdala cerebral, tiene menos materia gris en la zona pre frontal, tiene una mente anterior a que el hombre desarrollara la empatía, y cree y está convencido de que deben rendirle pleitesía, que nadie puede pensar sino los pensamientos que él permita y nadie puede opinar sino las opiniones que el tamice. Pues tenga usted la total y absoluta certeza que fue una orden del coronel psicópata. La rata del narcisista, tira la piedra y esconde la mano. Y los bufones le hacen la corte y la tropa de los necios le hacen el juego. Es el maldito coronel quien te usa, te ofende, te esquila y tú le sigues el juego al psicópata hijo de primos hermanos, que con antigüedad de general le prohibieron el ascenso por ladrón y corrupto y jamás podrá lucir un sol en las caponas. Pero que por valimiento, ahora por celestinaje de su compadre está parasitando la institución, pero como dijo Sussana, el coronel sin ese cargo es nadie.

Los talentos del coronel psicópata, son la corrupción, la maldad y el sadismo. No olvidemos que el coronel psicópata es un depredador social, que se infiltra y mimetiza en sociedad para pasar como una persona normal, como una persona empática y es un destructor de los valores morales e institucionales.

Gracias a la gente de la mesa oval, a la gente honesta que me mantiene informado de la agenda y su desarrollo, a pesar que el coronel psicópata los irrespeta prohibiéndoles que me comenten y en ese afán los reta para que no me expongan sobre las deliberaciones. Gracias a Juan Currutaco, en algún momento hablaré de ti.

Qué ambiente tan tóxico es el de esta institución. Donde los obreros roban y son felicitados al escarmentar a la gente digna, donde muchos profesionales le lavan la cara al corrupto coronel. Qué dirían de ustedes sus padres de sus actos ilícitos y vandálicos de bajo perfil; pues ellos son de otra generación, más sabia, más pura, verdaderamente honesta y con valores y principios.

La gente que le facilita al coronel psicópata la corrupción y los delitos, serán también hechos presos cuando a él se le acabe el apogeo y el largo brazo de la ley les pida cuentas y no podrán justificar sus casas y lo que tienen dentro de ellas, no podrán justificar los signos exteriores de riquezas.

No te respetas. ¿Acaso no calibras la humillación a la que sometes a tu persona y a tu alma al ser un servil del coronel psicópata?

Mientras el coronel psicópata esté respaldado por talentos serviles y mentes pequeñas, la institución seguirá siendo su escenario del crimen y de la corrupción. Dentro hay gente buena, decente y honesta que puede marcar la diferencia, pero como dijo Martin Luther King Jr., ignorar el mal es convertirse en cómplice.

«Las cadenas de la esclavitud solamente atan las manos:
es la mente lo que hace al hombre libre o esclavo».
Franz Grillparzer

Crisanto Gregorio León

crisantogleon@gmail.com

Pulsa aquí para apoyar la libertad de expresión en Venezuela. Tu donación servirá para fortalecer nuestra plataforma digital desde la redacción del Decano de la Prensa Nacional, y así permitir que sigamos adelante comprometidos con la información veraz, como ha sido nuestra bandera desde 1904.

¡Contamos contigo!

Apóyanos aquí

QOSHE - #OPINIÓN Entre talentos serviles y mentes pequeñas #20Jul - Crisanto Gregorio Leon
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

#OPINIÓN Entre talentos serviles y mentes pequeñas #20Jul

12 0 1
21.07.2022

«El principio del saber es la honradez».
Crisanto Gregorio León

Y no son todos los que están, ni están todos los que son. Pero es tan grande la excepción que casi constituye la regla en la institución que ha sodomizado el coronel psicópata. Entre talentos serviles y mentes pequeñas, el narcisista castrense es el damn leprechaun.

La respuesta la encontramos en las raíces de la psicología positiva. Ralph Waldo Emerson, habló de la necia consistencia. «Aquellos que no tienen una mente muy desarrollada son los más fáciles de convencer». En consecuencia en la institución, el coronel psicópata manipula las mentes de la gente sin estudios aunque con oficios, pero también manipula las mentes de la gente con profesiones, de personas egresadas de una universidad. Y se aprovecha de la necia consistencia a que alude Emerson, pues se trata de gente con mentes poco desarrolladas, pero también con una comprometida mala reputación. Allí tenemos a los monos voladores, a quienes convierte en sus socios y en sus cómplices porque los puede dominar, les puede manipular las mentes. No importa si son administrativos, obreros o gente universitaria con títulos de cuarto nivel, pues el denominador común entre estos esclavos y súbditos del psicópata, entre estos monos jalabolas es que no tienen una mente muy desarrollada. Si la tuvieran, no se dejaran manipular o al percatarse de ello, lo eludirían de alguna forma.

Compartía criterios con un psicólogo amigo, entre ellos las razones por las cuales en la institución parasitada por el coronel psicópata, es alarmante de cómo un par de obreros manipulan a otros obreros y algunos profesionales a su vez manipulan a otros profesionales, todo por cuenta del coronel psicópata a quien le rinden genuflexión. Pues sí, se le arrodillan al coronel fallido y como focas le aplauden sus crímenes y como eunucos mentales o castrados cerebrales participan en su idiotez moral en el juego «adivina quién es más rastrero» o «adivina quién es más corrupto».

Emerson expuso con una claridad meridiana, las razones por las cuales, una consistencia necia es el duende de las mentes pequeñas. En efecto, en la institución parasitada por el coronel psicópata hay gente que por no leer un texto más complejo que la revista Condorito, podríamos caer en el error de «justificar» que por cuya falta de estudios donde el pensamiento analítico, el holismo y el pensamiento crítico científico son decisivos, ellos no puedan darse cuenta que son utilizados y manipulados para el mal y para la corrupción. Se dejan manipular porque tienen mentes pequeñas, son corruptos y les gusta cometer delitos. Sin embargo para........

© El Impulso


Get it on Google Play