We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Guido

3 1 12
24.03.2019

He vuelto a soñar con Guido Riveros. A finales de siglo, era embajador de Bolivia en Colombia y nos invitó, a Arturo Guerrero y a mí, a un viaje inolvidable por su país, donde conocimos a la periodista Lupe Cajiao y al escritor Juan Claudio Lechín.

Bolivia es el país más sorprendente. Lejos de los océanos, posee sin embargo un mar azul, el más alto del mundo. La Paz es una ciudad fantástica, que desciende casi en espiral desde los 4.000 metros de altura y se va escalonando como un sueño de modo que en algún momento hay ciudad arriba, en los peñascos, hay ciudad alrededor, hay ciudad abajo en las profundidades, y por las bocacalles inesperadas asoma, como el rostro de un dios, la cara deslumbrante de Inti Illimani, la montaña nevada.

Con Guido y otros amigos atravesamos un día la ciudad, en un ascenso de vértigo, para ver muy arriba en su plenitud el Illimani, la montaña sagrada. Tomamos vino en las alturas, le cantamos al dios y yo dije en su honor algunos versos de Morada al Sur de Aurelio Arturo, el gran poeta colombiano.

Uno vuelve de Bolivia lleno de asombro y de gratitud. Recuerdo que conocimos allí al presidente Carlos Mesa, que tenía entonces un programa de televisión, y a quien volví a encontrar una noche en el Museo del Prado, en Madrid.........

© El Espectador