We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Gigante en trance de nacimiento

5 2 2
26.03.2019

Una República solo tiene opciones de aproximarse a la democracia cuando supera el culto de quien se haya considerado su dueño. Quien quiera que haya nacido en la ciudad de Almá Atá, Almaty, o en cualquier otro lugar del enorme Kazajistán, tuvo que aceptar, desde el principio de la década de los noventa del Siglo XX hasta la semana pasada, los derroteros emanados de la “sabiduría política" de Nursultán Nazarbayev. De nada valió allí el colapso de la Unión Soviética, de la que formaba parte ese país que se extiende desde las costas del Caspio hasta encontrarse con China.

Justo en la coyuntura de la disolución de la URSS, y del cese de su dependencia formal de los rusos, los kazajos no se lanzaron, como los miembros de otras repúblicas, a la búsqueda de un modelo político de corte occidental. Entonces decidieron más bien, según ellos mismos, dedicarse primero al desarrollo económico, para ajustar más tarde las instituciones políticas. Ese fue el camino por el cual Nazarbayev se quedó en el poder, al que había tenido acceso como último presidente de la república bajo el modelo soviético.

El discurso de la búsqueda del desarrollo económico, apuntalado en la enorme riqueza natural de un país escasamente poblado, tuvo como complemento otros cuantos elementos de esos que, de manera magistral, han servido en otras partes para desviar las aspiraciones políticas de quienes estiman que las libertades públicas deben ir por........

© El Espectador