We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Un Plan Nacional de Desarrollo sin Paz

1 9 24
22.03.2019

La Reforma Rural Integral consagrada en el punto uno del Acuerdo Final de Paz contiene la potencia transformadora para cerrar las brechas entre el campo y la ciudad, creando condiciones de bienestar y buen vivir para la población rural, además de ser un instrumento para la integración de las regiones, erradicar la pobreza, promover la igualdad y asegurar el pleno disfrute de los derechos de la ciudadanía.

Desafortunadamente, el articulado del Plan de Desarrollo 2018 -2022 no sólo no le ha sido fiel a los diagnósticos de sus propias bases, sobre las cuales debían regirse las apuestas programáticas; también le es opuesto al Acuerdo de Paz.

La propuesta de Plan Nacional de Desarrollo ostenta en su título ser “Un Pacto por la equidad, y, dentro de este, de entablar un “Pacto por el desarrollo del campo”. Un pacto, como yo lo entiendo, es suscrito entre dos o más partes. Si la intención conceptual de este Plan de Desarrollo está en pactar el desarrollo social con los sectores, debería pasar inevitablemente por reconocer el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto que les da fin a 53 años de guerra, reconociendo las causas estructurales de la violencia que subyacen en la inequidad del campo.

En esta dirección, quiero hacer referencia puntual a 5 elementos que hacen “trizas” al punto uno del Acuerdo, frente a la propuesta plasmada en el Plan de Desarrollo Nacional del Gobierno de Duque.

En primer lugar, refirámonos a la base transversal denominada “Pacto por la Sostenibilidad” con la premisa de “conservar produciendo y producir conservando”. En dicho documento, se agrupan de forma indiscriminada lo que llaman “Sectores productivos” y relacionan algunos esfuerzos que deberá hacer el Estado para incentivar a dichos sectores a mitigar su impacto sobre el medio ambiente.

Ahora bien, si se trata éste plan de un verdadero Pacto por la Equidad, un primer ejercicio sería obviamente describir la inequidad. Para ello, se debe partir por hacer mención a la diferencia entre dichos sectores (del sector agropecuario, y de las inmensas diferencias en el impacto ambiental de las actividades al interior del mismo, tales como la agroindustria, la ganadería extensiva frente a la agricultura campesina y los modos de supervivencia de grupos menos favorecidos).

Relacionan también la baja efectividad del recurso agua, y pasan por reconocer que existe un subregistro de los pasivos ambientales.........

© El Espectador