We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Populismo o fascismo, cuestión de matices

9 12 30
04.01.2019

El No a la paz, Trump, el brexit: parecía suficiente pero no, también parió la abuela. Un ultraderechista acaba de asumir la Presidencia de Brasil, afiliando desde el día uno su mandato a las máximas más reaccionarias imaginables: Dios y la patria. Desde 1938, cuando el integralismo —la versión carioca del fascismo— fue desarticulado, no se oía un mensaje tan amenazante. Bolsonaro está promoviendo lo mismo que intentaron todos los fascismos, convertir al individuo en un simple engranaje de un mecanismo mayor, cuyo fin no es la libre realización personal, sino el engrandecimiento de la patria.

Ahora bien, aunque Bolsonaro tiene una retórica que pone los pelos de punta, lo más probable es que acabe siendo un populista, no un fascista. Todo populismo, ya sea de izquierda o derecha, alienta el nacionalismo y el........

© El Espectador