We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

No hay más que una

4 23 10
23.03.2020

Mi madre ha decidido combatir el coronavirus con el disparate.

Niña de posguerra, hija como es de una superviviente, de la mujer que, fregando suelos de día, puso un cafetín desde el que alimentaba cada noche a las almas ateridas, en vista de que no puede ayudar de otro modo, se ha dado a la broma macabra y surrealista.

Nuestro confinamiento es total.

Mi madre es paciente de riesgo, de mucho riesgo, así que nos hablamos por whatsapp (guasat en el idiolecto que ha desarrollado estos días) y, cuando estamos muy aburridas, nos lanzamos a chillar en las puertas de nuestras habitaciones como si estuviéramos lavando en el barranco y nos habláramos de un lado a otro de la corriente.

Hacemos la comida por turnos, vestidas de astronauta, desinfectante en mano, mientras soltamos recomendaciones absurdas pero muy útiles para mantener el ánimo en tiempos oscuros. Y nos dejamos carteles........

© El Dia