We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Cerrar el parénteis

2 2 0
17.02.2019

El 20 de diciembre de 2015 se materializaba el final del modelo de 'bipartidismo imperfecto' con el que venía funcionando el sistema político español con resultados bastante satisfactorios en cuanto a estabilidad y desempeño institucional. Fue en las elecciones generales celebradas aquel día cuando el Partido Popular perdió un tercio de los escaños conseguidos cuatro años antes, el PSOE firmaba sus mínimos históricos y se asentaban dos fuerzas -Podemos y Ciudadanos- que percutían sobre el turno de populares y socialistas en el Gobierno.

El bipartidismo denostado no ha sido sustituido por un modelo alternativo de eficacia equivalente y la renovación prometida por la nueva política se ha quedado muy por debajo de las expectativas que había generado, tanto en fuerza innovadora como en calidad de sus propuestas programáticas y en solvencia de sus equipos. Mientras tanto los nacionalismos ya no se contentaron con desplegar su fuerza extractiva ante los gobiernos en minoría sino que, con la moción de censura a Mariano Rajoy, pasaron a dictar quién gobierna en España.

El resultado de estos factores -y alguno más- es que el país lleva más de tres años asistiendo al deterioro de su gobernabilidad, instalado en una suerte de entropía afortunadamente paliada por la coincidencia con un largo ciclo de crecimiento económico que, aunque en fase de........

© El Correo