We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Las empanadillas de Carmena y la crisis de Podemos

3 25 45
31.01.2019

Los populistas más torpes apelan a 'la gente' con grandilocuencia o con tremendismo. Activar “la alarma antifascista” (después del 2-D en Andalucía) o parar a los “trillizos reaccionarios” (PP, Cs y Vox) han sido consignas de diseño en boca de Pablo Iglesias e Irene Montero en las últimas semanas. Se trata de un 'continuum' retórico agresivo que transparenta la crisis de Podemos y su vaciamiento discursivo como trasunto del ideológico y estratégico que les afecta. Muchos dentro de la propia organización están descubriendo que la presunta sofisticación del lenguaje de sus dirigentes —con una entonación ora irritada, ora perdonavidas— es uno de sus peores males, aunque no el único.

Manuela Carmena ha ganado por la mano a la nomenclatura de Podemos con una plasticidad semántica verdaderamente popular. Cuando la alcaldesa de Madrid relató hace unos días cómo se cayó y rompió el tobillo el pasado 21 de diciembre, describió una situación con la que conectaron cientos de miles de ciudadanos. “Iba —dijo la edil— con una bandeja de empanadillas y tropecé”. La conexión emocional la ofrecían unas humildes y universales empanadillas, seguramente uno de los platos más habituales en los hogares españoles, más aún en los modestos.

'Manuela no es Carmena': del encuentro de las magdalenas al pacto de las empanadillas

Iván GilTras cuatro años en la........

© El Confidencial